Flan de melocotón a la lavanda

Hace solamente unos días os explicaba que en esta nueva etapa de Sweetmariquilla las publicaciones llegarían de forma más espaciada. Sin embargo, tengo un par de recetas a base de melocotón que quiero compartir con vosotros antes de que se termine la temporada, no aguanto hasta el próximo verano: el flan y los cupcakes de melocotón.

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Hoy os propongo el flan, una receta tradicional de nuestra gastronomía. Es sencillísima y en un pispás está a punto, sobre todo si cocéis la mezcla en la olla exprés en lugar de hacerlo en el horno. Se necesitan muy pocos ingredientes, entre ellos almíbar de melocotón, que se obtiene al preparar la mermelada (o empleando un sencillo truco que os indico más adelante) y como apenas lleva azúcar, podéis disfrutarlo sin -casi- culpabilidad. Por otra parte, como incorpora bastantes huevos y leche, aporta gran cantidad de proteínas pero también colesterol, por lo que hay que moderarse y no llevarse a engaño a pesar de la relativamente pequeña proporción de azúcar.

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Esta receta da como resultado un flan suavísimo pero muy aromático. La asociación del melocotón y la lavanda es idónea, muy elegante. Claro que podéis prescindir de ella y preparar un flan sencillo que estará igualmente delicioso. En mi caso, la lavanda que utilicé es salvaje, la recolecté en el monte, pero es bastante fácil adquirirla en los comercios. Sin ir más lejos, ayer mismo, en un colmado ecológico, encontré una marca que la vende en paquetes como si fueran hierbas de infusión. Si decidís prescindir de la lavanda, podéis sustituirla por un poco de ralladura de limón, que también se asocia fenomenal con el melocotón.

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

En chez Mariquilla ha comenzado la temporada de cumpleaños, estoy rodeada de virgos. Los últimos cupcakes ya venían con dedicatoria y este flan no podía ser menos: fue el postre de la celebración en honor del pater familias. En alguna otra ocasión ya os he contado que mi padre es un gran laminero y apasionado de los postres de leche, sobre todo flanes y natillas, así que le di el gusto con esta nueva variedad. A todos nos encantó, por lo que estamos inventando un motivo para volver a prepararlo enseguida. Os animo a probarlo a vosotros también, estoy casi segura de que os gustará tanto como a nosotros.

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

FLAN DE MELOCOTÓN A LA LAVANDA

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes (para un flan de 8-12 raciones):

     1 cp = 1 cucharadita de postre (5 ml)

  • 450 ml de leche entera
  • 1/2 cp de granos de lavanda (asegúrate de que son aptos para el consumo)
  • Un melocotón hermoso, alrededor de 200 gr, bien maduro
  • 50 ml de almíbar de melocotón*
  • 5 huevos de tamaño M-L a temperatura ambiente
  • 50+50 gr de azúcar blanco granulado
  • 50 ml de agua filtrada o embotellada

Elaboración:

El almíbar de melocotón se obtiene durante la preparación de la mermelada, pero también puede prepararse de una manera sencilla de la siguiente manera: pela un par de melocotones bien maduros, trocéalos y ponlos en un bol; añádeles un par de cucharadas de azúcar, revuelve bien y deja reposar durante dos o tres horas, mezclando de vez en cuando. El líquido resultante será el almíbar, pero pásalo por un colador para eliminar cualquier resto de fruta.

Si cueces el flan en el horno, precalienta a 180ºC, con calor superior e inferior, sin ventilador.

Para empezar, en un cazo, vierte la leche y añade los granos de lavanda. A temperatura media (5/9), calienta la leche hasta que empiece a espumar; entonces, retírala del fuego y deja infusionar durante media hora.

Mientras tanto, prepara un caramelo con 50 gr de azúcar y 50 ml de agua. Cuece en un cazo a fuego medio-bajo (4/9), sin remover, hasta que adquiera un tono ambarino ligeramente oscuro. Es importante no tostar demasiado el caramelo porque amarga enseguida, así que en cuanto el color sea un poco más subido que el de la arena, casi como el azúcar moreno… ¡fuera del fuego! Inmediatamente, vierte el caramelo en el molde, moviéndolo suavemente para repartirlo por el fondo y los laterales. Deja que enfríe y endurezca.

Pela y trocea el melocotón y tritúralo hasta obtener un puré homogéneo y muy liso. Cuela la leche para retirar los granos de lavanda y añádele el almíbar y el puré de melocotón. Mezcla bien y calienta de nuevo, pero solamente un poco, hasta que la mezcla comience a humear. Retira del fuego y pasa por un colador para retirar las fibras del melocotón; ten un poco de paciencia y ayúdate de una cuchara, removiendo los restos de puré en el colador para aprovechar el máximo de líquido. Puedes obviar este paso pero la textura final del flan es mucho más suave si lo respetas. Reserva.

Bate los huevos con el azúcar con unas varillas manuales. Es importante que la mezcla no coja aire porque las burbujas que se formen pueden estropear la textura del flan, así que bate solamente al “estilo tortilla” pero asegurándote de que no quedan coágulos de clara de huevo. Con cuidado por si todavía estuviera caliente y sin dejar de remover con las varillas, agrega la mezcla de leche. Cuando el preparado sea homogéneo, viértelo en la flanera.

  • Cocción en la olla: cubre la flanera con papel de alumnio o con la tapa, si la tuviera. Pon dos dedos de agua en la olla e introduce la flanera, bien tapada, colocándola en el centro. Puedes asegurarla con trapos para evitar que, durante la cocción, el molde se mueva aunque a mí nunca me ha hecho falta. Sigue las instrucciones del fabricante y, desde que empiece a silbar, cuece el flan durante 17 minutos. Retira la olla del fuego y déjala enfriar alrededor de media hora antes de abrirla. Saca la flanera y déjala reposar en una rejilla hasta que se enfríe por completo.
  • Cocción en el horno: en un recipiente grande resistente al calor, vierte dos dedos de agua, coloca la flanera en el centro, e introduce en el horno. Deja cocer durante 1 hora y 15 minutos, aproximadamente, o hasta que el centro del flan adquiera consistencia aunque todavía debe oscilar un poco al agitar el molde. Saca del horno, traspasa la flanera a una rejilla y deja reposar hasta que se enfríe por completo.

Para desmoldar el flan, en la fregadera o en un plato hondo, vierte dos dedos de agua muy, muy caliente para ablandar el caramelo y coloca el molde en el centro. Deja reposar 3-5 minutos y, con mucho cuidado, vuelca la flanera sobre una fuente para servir. Agita suavemente para romper el vacío que suele crearse en el molde. Si aún así el flan no se desmolda, devuelve al agua caliente y repite tantas veces como sea necesario, siempre con mucho cuidado para no romper el flan durante el desmoldado.

Puedes decorarlo con unas ramitas de lavanda, con un poco de nata montada, con almíbar o mermelada de melocotón; acompañarlo con helado del aroma que prefieras, con rodajitas de melocotón fresco, en almíbar o cocido. O degustarlo tal cual, que en ocasiones los mayores placeres son los más sencillos.

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Flan de melocotón a la lavanda | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • En esta receta es fundamental la elección de melocotones aromáticos y bien maduros. Como no precisas más que uno (a lo sumo tres contando con preparar el almíbar), asegura el éxito adquiriendo frutos de buena calidad y en estado óptimo.
  • Cada olla exprés es un mundo. Cuando consulté los tiempos de cocción de flan en la olla en diferentes recetas, éstos oscilaban entre los 5 y los 30 minutos. El fabricante de la mía indicaba 7 minutos de cocción para un flan de aproximadamente 1 litro, pero a la hora de la verdad, no se correspondía. Tras varias pruebas, he concluido que el tiempo perfecto para un flan de ese tamaño en mi olla es de 17 minutos desde que empieza a silbar. Mucho me temo que tendrás que realizar la prueba con la tuya, pero no te preocupes porque, aunque saques el flan sin terminar de cocer, puedes reintroducirlo rápidamente y ponerlo de nuevo al fuego. Seguirá estando rico aunque, cuando le ganes el pulso a tu olla, sin duda todavía estará mejor.
  • Para realizar flanes individuales, como los que se aprecian en las fotografías, realiza una mayor cantidad de caramelo, siempre utilizando el mismo peso de agua que de azúcar, y repártelo en los moldes. Procede de la misma manera que para un único flan grande. Variará el tiempo de cocción: en mi caso, fueron suficientes 12 minutos.
  • Muchas personas prefieren conservar el flan en el frigorífico y servirlo frío al día siguiente. Es cierto que la consistencia es ligeramente diferente porque el flan se asienta, pero en mi familia lo preferimos en el día y a temperatura ambiente: el sabor se aprecia mucho mejor si no está demasiado frío y la textura es más cremosa. Pero para gustos, los colores… ¡y los flanes! 😉
  • Otras recetas de flan que te pueden interesar:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

2 pensamientos en “Flan de melocotón a la lavanda

  1. Pingback: Cupcakes de lavanda y melocotón | sweetmariquilla

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s