Día de la Madre 2014 – Cupcakes de almendra y naranja sanguina

La festividad en honor de todas las madres es una ocasión muy especial en Sweetmariquilla. Esta aventura bloguera comenzó con un ramo de cupcakes con el que obsequié a mi madre y en tan sólo unos días celebraremos el segundo aniversario. Así que desde aquella primera vez, el Día de la Madre es para mí una celebración muy especial: no solamente pasamos un domingo estupendo en familia, mimando a mi madre, sino que me esmero por elaborar una nueva y exquisita variedad de cupcakes florales.

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

Cupcakes de naranja sanguina, crema de queso y curd de naranja sanguina | Sweetmariquilla

Y es que cada año desde entonces -en realidad solamente han sido tres ocasiones, pero empezar la frase así le da un aire de tradición que “mola” mucho…- me he esmerado por preparar un desayuno rico, rico y bonito, bonito. Y sí, siempre han sido rosas. Con forma de rosa, quiero decir, porque el color ha variado a lo largo del tiempo. Mi madre, como las vuestras, se lo merece todo, todo y todo.

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

Cupcakes de naranja sanguina, crema de queso y curd de naranja sanguina | Sweetmariquilla

Este año me apetecía hornear algo con naranja sanguina (en breve compartiré con vosotros una receta de bundt: ¡hace tiempo que no actualizo el blog pero no he dejado de encender el horno!). He tenido la suerte de disfrutar de esta variedad durante el invierno y antes de despedirlas hasta el invierno que viene tenía el antojo de preparar un curd. Estuve tentada de utilizarlo en unas tartaletas, del estilo a aquellas de pera tan exquisitas que preparé en Navidad, pero entonces, casi como una revelación, se me apareció una imagen irresistible: un tierno y esponjoso cupcake de almendra y naranja sanguina, relleno con un jugoso curd y cubierto con una ligera pero sabrosa crema de merengue suizo y queso. I-rre-sis-ti-ble. ¡Uf!

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

Cupcakes de naranja sanguina, crema de queso y curd de naranja sanguina | Sweetmariquilla

Y tengo una buena noticia más. Después de Navidad, en unos análisis rutinarios, mi madre descubrió que tenía el colesterol ligeramente alto: las comilonas navideñas y mi afición repostera habían hecho efecto. Así que, además de bajar el ritmo de horneado y convencer a mi madre de comenzar a caminar, he decidido aligerar y mejorar la calidad de la carga grasa de mis recetas, reduciendo o sustituyendo la mantequilla por aceite de oliva y empleando crema de queso para las decoraciones. Así que no os diré que estos cupcakes no engordan, o que son sanísimos, pero os sentiréis un poquitito menos culpables cuando no podáis resistiros al segundo.

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

I love you, mom! | Sweetmariquilla

Mami, ¡te quierooooo!

No dejéis de consultar la receta del año pasado: cupcakes de almendra rellenos de fresas con crema de queso (y de regalo, la versión para tarta). Como podéis comprobar, la combinación de almendra, fruta y queso es un must en mi cocina. ¡Ñam!

Bouquet de rosas

Bouquet de rosas | Sweetmariquilla

Y si lo que preferís es diferente decoración floral, aquí hay hortensias, girasoles y otra variedad de rosas.

CUPCAKES DE ALMENDRA Y NARANJA SANGUINA RELLENOS DE CURD DE NARANJA SANGUINA, CON SMB DE QUESO

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes:

  • 1 cs = 1 cucharada sopera (15 ml)
  • 1 cp = 1 cucharadita de postre (5 ml)
  • 1 cc =1 cucharadita de café (2.5 ml)

Para el curd de naranja sanguina:

  • 375 ml de zumo de naranjas sanguinas recién exprimidas, colado
  • 175 gr de azúcar blanco
  • 30 gr de harina de maíz
  • 3 yemas de huevo de tamaño M-L
  • 2 huevos de tamaño M-L
  • 120 gr de mantequilla artesana
  • 1 1/2 cs de ralladura de naranja sanguina

Para los cupcakes de almendra y naranja sanguina (15-18 cucpakes de tamaño estándar):

  • 2 huevos de tamaño M-L, a temperatura ambiente, claras y yemas separadas
  • 1/3 cc de crémor tártaro
  • 150 gr de harina todo uso
  • 2 cp de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 120 gr de azúcar blanco
  • 125 ml de yogur natural, a temperatura ambiente
  • 75 gr de almendra molida
  • 2 cs de ralladura de naranja sanguina, bien generosas

Para la crema de merengue suizo y queso (suficiente para decorar generosamente todos los cupcakes que obtendrás con esta receta):

  • 3 claras de huevo de tamaño M-L
  • Azúcar, el mismo peso que las claras de huevo
  • 1/3 cc de crémor tártaro
  • 145 gr de mantequilla cortada en cubos
  • 1 pizca de sal
  • 350 gr de queso cremoso frío y muy bien escurrido
  • Colorante alimenticio (optativo)

Elaboración:

Para el curd de naranja sanguina:

Mezcla el azúcar con la harina de maíz hasta que no queden grumos; añade la ralladura de naranja sanguina y mezcla de nuevo. Reserva.

Bate las yemas de huevo y cuélalas para eliminar todos los coágulos. Reserva.

Corta la mantequilla en cubitos. Reserva.

En un cazo hondo, calienta el zumo de naranja sanguina a fuego medio (5/10) hasta que hierva suavemente. Retira del fuego y añade 1/3 del zumo a las yemas de huevo, sin dejar de remover para que éstas no cuajen. Reserva.

Agrega la mezcla de harina, azúcar y ralladura al resto del zumo, revuelve ligeramente y devuelve al fuego, a la misma temperatura. Cuece, sin dejar de remover, hasta que comience a engordar. Añade las yemas con zumo y sigue cociendo, removiendo suavemente, hasta que no queden trazas de huevo. Por último, agrega la mantequilla en cubitos. Mantén la crema en el fuego, siempre sin dejar de remover, hasta que la mantequilla se derrita completamente. Retira del fuego, vierte en un tarro de cristal, ciérralo firmemente con una tapa nueva y déjalo enfriar, boca abajo, en una superficie plana: así se creará vacío y se conservará sin problemas durante varias semanas (¡e incluso meses!).

Para los cupcakes:

Precalienta el horno a 160ºC, en función de calor superior e inferior, sin aire. Prepara el molde de cupcakes con las cápsulas.

Tamiza la harina, la levadura y la almendra molida y mézclalas en un bol. Añade la sal y la ralladura de naranja sanguina y mezcla bien con unas varillas manuales. Reserva.

Monta las claras con el crémor tártaro en punto medio. Reserva.

Bate las yemas con el azúcar hasta que doblen el volumen y se conviertan en una crema blanquecina; añade el aceite de oliva y bate de nuevo, solamente hasta que se integre. Añade, de manera alterna, la mezcla de harina y el yogur, en cinco adiciones, comenzando y terminando por la harina. Mezcla cada vez, utilizando unas varillas manuales. En último lugar, añade 1/3 de las claras y mezcla con una espátula, realizando movimientos envolventes para aligerar la masa; agrega el resto de las claras y mezcla de la misma manera.

Vierte la masa en las cápsulas para cupcakes, llenándolas solamente hasta los 2/3 de su capacidad, y hornea durante 30-35 minutos o hasta que estén completamente cocidos (compruébalo pinchando uno de los bizcochos con un palillo: si sale limpio, los cupcakes están hechos). Saca del horno, déjalos reposar unos minutos y desmóldalos, colocándolos sobre una rejilla para que se enfríen por completo.

Una vez fríos, vacía los cupcakes utilizando un descorazonador de manzana o un cuchillo. Reserva el bizcocho que has retirado para cubrirlos más tarde. Rellena todos los cupcakes, dejando un ligero espacio para cerrar la superficie con los bizcochos que habías reservado e iguala la superficie. Es el momento de decorar.

Crema de merengue suizo y queso:

En un recipiente profundo y resistente al calor, bien limpio de grasa (frótalo ligeramente con un algodón empapado en zumo de limón o vinagre blanco para asegurarte, al igual que las varillas), vierte las claras de huevo con el crémor tártaro y mezcla ligeramente; añade el azúcar y mezcla de nuevo. Calienta, al baño maría, hasta los 65ºC, removiendo ligeramente para que las claras no cuajen. Cuando alcancen la temperatura indicada, retira del calor y monta las claras en merengue firme. Continúa batiendo hasta que se haya enfriado y comienza a añadir la mantequilla, cubito a cubito. Bate bien entre cada incorporación. Una vez que hayas agregado la mantequilla, añade la crema de queso y bate de nuevo. Por último, añade la sal.

Ya está lista la crema de merengue suizo y queso. Es el momento de teñirla y aromatizarla, si así lo deseas. A mí me gusta natural: el sabor del queso me parece exquisito y combina fenomenal con casi cualquier variedad de cupcakes. Añade en primer lugar el aroma y después, poco a poco, el colorante. Bate bien para repartirlo por toda la crema antes de añadir más para evitar oscurecerla demasiado.

Cubre la superficie de los cupcakes con un poco de crema e iguala la superficie. Introduce el resto en una manga pastelera equipada con la boquilla que prefieras y decora los cupcakes. Y… ¡al ataqueeee!

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

Cupcakes de naranja sanguina y crema de queso con relleno de curd de naranja sanguina

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Prepara el curd de naranja sanguina con antelación, así repartirás el trabajo y el día que hornees los cupackes será más relajado. Utiliza una mantequilla artesana de buena calidad: notarás la diferencia.
  • Emplea ralladura de naranja fresca: si la conservas, incluso de un día para otro, se seca y pierde los aceites naturales. Procura utilizar un rallador fino para que el curd resulte lo más suave posible.
  • Utiliza el mejor aceite de oliva que encuentres, bien aromático: combina a la perfección con la naranja.
  • Si la almendra molida que utilizas no es muy fina, no importa. Eso sí, obvia el paso del tamiz y añádela a la harina tal cual, mezclando bien.
  • Asegúrate de que el merengue está completamente frío antes de añadir la mantequilla o, de lo contrario, ésta se derretirá. Si, aún tomando todas las precauciones, compruebas que la mantequilla se ablanda demasiado o la crema queda ligeramente líquida, antes de añadir el queso introdúcela en la nevera para enfriarla.
  • Puedes añadir un poco de curd a la crema de queso para un sabor más intenso.
  • El mismo día, los cupcakes están buenísimos, pero al día siguiente todavía lo están más: el curd impregna toda la masa. Consérvalos en un recipiente hermético. Si los introduces en el frigorífico, sácalos al menos media hora antes de consumir para que la crema se ablande y adquiera la temperatura ambiente.
  • No sé por qué, han cambiado algunas de las condiciones de la plantilla de WordPress que empleo y ya no puedo elegir el color para mis títulos, así que encontraréis una pequeña diferencia cromática entre el rosa antiguo y el nuevo. En fin, ¿qué le vamos a hacer?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un pensamiento en “Día de la Madre 2014 – Cupcakes de almendra y naranja sanguina

  1. Pingback: ¡Estoy de vuelta! | sweetmariquilla

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s