Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Queridos cocinillas… ¡Feliz año 2014! Espero, de todo corazón, que éste sea un gran año para todos vosotros: que os traiga muchos éxitos personales, profesionales y, por supuesto, ¡gastronómicos!

Vuelvo hoy, tras la vorágine navideña, a proponeros un postre fácil, ligero y que no necesita horneado. Lo que viene a ser una ventaja ante la inminente subida tarifaria de las empresas eléctricas. A este paso, van a conseguir hacernos llorar cada vez que encendamos el horno. Tendremos que regresar a los tiempos troglodíticos, frotando palos y golpeando pedernal para hacer una fogata en el suelo de la cocina; deberemos modelar hornos de arcilla y buscarles un sitio en la terraza. Ay, qué tiempos duros nos aguardan…

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

Pero volvamos a lo que hoy nos ocupa: barquitas de chocolate con mousse de castañas. Tenía muchas ganas de preparar un postre en contenedor comestible y llevaba tiempo jugando con el chocolate. Quienes hayáis probado a fundirlo en casa, sabréis que es un asunto delicado y que obtener figuras brillantes y crujientes no resulta nada fácil. Había probado varias veces pero sin éxito, a pesar de seguir las indicaciones termométricas de los expertos. Y encima, me resultaba un poco engorroso. Así que esta última vez arriesgué y, cual fue mi sorpresa, triunfé.

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

Aconsejan quienes entienden de estos asuntos que el chocolate debe fundirse muy lentamente y al baño maría, sin remover durante los primeros minutos, hasta que alcance la temperatura de 40-45ºC. Entonces, se retira del fuego y se le añade más chocolate troceado para reducir rápidamente el calor; debe dejarse enfriar hasta los 28-29ºC y, después, volver a calentar hasta los 32ºC. Este es el punto idóneo para trabajarlo. Es recomendable mantener esa temperatura mientras usamos el chocolate fundido pero, de no conseguirlo, es posible recomenzar el proceso tantas veces como sea necesario.

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

A mí me costaba mucho rebajar la temperatura del chocolate fundido hasta los 29ºC. Los expertos lo vierten sobre una superficie plana antiadherente y lo extienden para enfriarlo. En mi cocina pitufiana esto es imposible: une galère ! Así que nunca obtenía resultados satisfactorios: al principio, mis chocolates quedaban monísimos, pero con el tiempo blanqueaban o se cubrían de una fina capa de polvo de chocolate. ¡Qué gran decepción!

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

Así que en esta ocasión, puesto que preparaba un postre para disfrutar en familia y no importaba tanto el aspecto, omití algunos pasos y, sorpresa, sorpresa… ¡Fue todo un éxito! Fundí el chocolate tal y como debe hacerse: 2/3 del peso total a fuego muy lento, en un recipiente de cristal profundo sobre un baño de agua humeante pero sin llegar a hervir. Sin remover, cuando prácticamente se había fundido, retiré el chocolate de la fuente de calor y añadí el otro tercio picado fino. Removí cuidadosamente hasta que también este último se hubo fundido y volví a colocarlo sobre el agua humeante. Un par de minutos después, el chocolate estaba listo para usar: fluido sin llegar a líquido.

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

Vertí un par de cucharadas rebosantes en el interior de un molde de silicona antiadherente y lo repartí bien por el fondo y las paredes, teniendo cuidado de no hacerlo rebosar. Repetí con el resto de los moldes. Una vez cubiertos todos, volví a comenzar y bañé de nuevo el primer molde, asegurándome de que las paredes quedaban bien cubiertas, y lo coloqué boca abajo sobre una hoja de papel de horno para que escurriera el resto de chocolate. Cuando tuve todos los moldes preparados, los introduje en el frigorífico y esperé un par de horas antes de desmoldar las barquitas con cuidado. Las conservé en el frigorífico hasta el momento de llenarlas con la crema y se mantuvieron así de brillantes y crujientes (a pesar de que conservar el buen chocolate en el frigorífico es un sacrilegio…).

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

BARQUITAS DE CHOCOLATE CON MOUSSE DE CASTAÑAS

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes para 6 barquitas:

     1 cs = 1 cucharada sopera (15 ml)          1 cp= 1 cucharadita de postre (5 ml)

  • 250 gr de chocolate de buena calidad (evita el chocolate de tipo cobertura)
  • 200 ml de leche entera
  • 250 gr de castañas confitadas (receta más abajo)
  • 2 cs de azúcar blanco
  • 1 cs de harina de maíz
  • 1 yema de huevo de tamaño M
  • 1/2 cp de extracto de vainilla
  • 150 ml de nata para montar muy fría
  • 1/2 cs de estabilizante para nata
  • Cacao en polvo para decorar (opcional)
  • 6 castañas confitadas enteras para decorar (opcional)

Para las castañas confitadas:

  • Castañas frescas
  • Agua filtrada o embotellada
  • 1 chorrito de cognac de buena calidad (opcional)
  • 1 cs de extracto de vainilla
  • Entre 1/2 y 2/3 del peso de las castañas peladas en azúcar blanco

Elaboración:

Unos días antes, prepara las castañas confitadas. Lávalas bien y, en la punta, realízales un corte en forma de cruz. Colócalas en un cazo profundo y cúbrelas con agua filtrada o embotellada. Coloca el cazo a fuego medio-alto y, desde que el agua comience a hervir, cuece las castañas durante 5 minutos. Retira del fuego pero mantén las castañas en el agua caliente. Toma las castañas una a una y pélalas: es más fácil cuando están calientes, así que procura trabajar rápido. Si no soportas el contacto de las castañas calientes con la piel de las manos, utiliza unos guantes finos de látex que te permitan movimientos precisos.

Cuando las castañas estén peladas, pésalas y prepara el azúcar blanco. Coloca las castañas en un cazo profundo o una olla, cúbrelas con agua filtrada o embotellada y añade el cognac y el azúcar. Cuécelas a fuego medio hasta que al pincharlas con un palillo o un cuchillo resulten blandas pero ten cuidado de no dejarlas demasiado al fuego porque se deshacen rápidamente: es importante prestar atención a este punto para no obtener puré de castañas. Durante la cocción, si fuera necesario, añade un poco más de agua, ya que las castañas confitadas se conservan en el jugo de la cocción: se habrá convertido en un almíbar exquisito.

Una vez cocidas, reparte las castañas en frascos de conserva, llenándolos hasta las 3/4 partes de su capacidad y añádeles almíbar hasta cubrirlas por completo. Cierra los botes con tapas nuevas, firmemente, y colócalos boca abajo sobre una superficie plana hasta que se enfríen. Consérvalos en un lugar fresco y seco hasta el momento de utilizar.

Las barquitas de chocolate puedes realizarlas la víspera o el mismo día si tienes tiempo. Sigue las indicaciones que proporciono en la introducción a la receta y consérvalas en la nevera hasta el momento de rellenar con la crema.

Vamos ahora con la mousse de castañas. En un cazo, cuece la leche con las castañas confitadas y el extracto de vainilla durante unos 10 minutos, hasta que estén tan blandas que se deshagan al tocarlas. Retira del fuego, vierte la mezcla en el vaso de la batidora y tritura hasta que no queden grumos de castaña. Reserva.

Bate la yema de huevo y pásala por un colador para retirar los coágulos. Agrégale 1/4 de la leche de castañas mientras remueves sin cesar para evitar que cuaje. Reserva.

Tamiza la harina de maíz y mézclala con el azúcar, añádela a la leche de castañas y vuelve a calentar a fuego lento, removiendo continuamente con unas varillas manuales, hasta que comience a engordar. Añade la yema mezclada con el resto de la leche y continúa cociendo durante una quincena de minutos. Obtendrás una crema densa que engordará al enfriar. Cúbrela con un film transparente para evitar que se forme nata y reserva.

Cuando la crema de castañas haya enfriado completamente, monta la nata con el estabilizante en punto firme y comienza añadiendo 75 ml de crema de castañas. Mezcla con una espátula de silicona, realizando movimientos envolventes, y continúa añadiendo crema hasta obtener la textura y la intensidad del sabor deseadas. Vierte la mousse en una manga pastelera equipada con una boquilla ancha y rellena las barquitas hasta el borde. Agítalas ligeramente para repartirla bien e igualar la superficie. Espolvorea un poco de cacao en una de las esquinas y decora con una castaña entera.

Conserva en el frigorífico hasta el momento de consumir. ¡Maravillosas!

Barquitas de chocolate con mousse de castañas

Barquitas de chocolate con mousse de castañas | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Emplea un chocolate de buena calidad y evita que sea de tipo cobertura. Yo usé 125 gr de chocolate al 70% y 75 gr de chocolate al 55%.
  • La nata montará mejor si contiene un mínimo del 35% de materia grasa. El estabilizante es opcional pero ayuda a que la nata montada se mantenga firme durante más tiempo. También puedes utilizar gelatina; a mí no me gusta mucho y por ello no la uso, pero es una opción personal.
  • Usa castañas grandes, más fáciles de pelar, y asegúrate de que son pesadas, señal de su frescura y calidad.
  • El almíbar de las castañas puede utilizarse para preparar una infinidad de postres, así que si te sobra un poco tras haber llenado todos los frascos de conserva… ¡no te deshagas de él!
  • Las castañas son buenísimas para la salud, concretamente para el riñon. Pero deben masticarse y mezclarse con la saliva para extraer sus propiedades beneficiosas, así que este postre no cuenta a pesar de estar tan, tan, tan rico.
  • Las barquitas de chocolate se conservan perfectamente en la nevera. Las he mantenido ahí todo el tiempo por miedo a que, a temperatura ambiente, el chocolate blanquease, tal y como me había ocurrido anteriormente. Además, este postre debe servirse fresquito.
  • Usa unos guantes de látex para manipular las barquitas: con el contacto, el chocolate se derrite rápidamente y corres el riesgo de estropearlas (de verdad de la buena: se derrite muy, pero que muy rápido, casi al contacto).
  • No dudes en llenar las barquitas con cualquier otro tipo de crema o mousse. Si te apetece, prueba esta opción de queso y fresa que combina espectacularmente bien con el chocolate.
  • Sé feliz durante 2014 y más allá. Ama, come, corre, disfruta, grita, llora, ríe, juega… En una palabra: ¡VIVE!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

6 pensamientos en “Barquitas de chocolate con mousse de castañas

  1. MMMMMMM!!!!!
    Muy apetitosas y, con lo que me gustan las castañas me quede sin probarlas….
    Además me parece un postre súper original y navideño.

  2. Mmmm!!! Que rico!! Precisamente salí a cenar la otra noche con unos amigos y pedimos diferentes postres realizados con castañas confitadas que nos encantaron, así que ya me voy a poner a buscar las mejores castañas de todo Madrid!! Gracias!!

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s