Natillas caseras y galletas de mantequilla con canela. Celebrando los 100 seguidores

¡¡¡He vuelto!!! Llevo tanto tiempo sin pasar por aquí… Os echaba mucho de menos y estaba deseando liberarme de trabajo para volver a encontrarme con todos vosotros. Y compruebo con emoción que sois fieles, que seguís visitando este que es vuestro espacio. Que, a pesar de mi falta de actividad, todavía realizáis comentarios en mis entradas. ¡Y que premiáis mi trabajo!

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Y así, cuál ha sido mi sorpresa al regresar y encontrarme sendos premios. ¡Qué emoción! En esta ocasión debo agradecérselos a Rosa, de Pemberly Cup and Cakes, y Mercedes, de Vainilla y Chocolate. Muchísimas gracias a las dos y mi más sincera enhorabuena por vuestros blogs, de una gran calidad.

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Además, un nuevo hito se ha alcanzado en Sweetmariquilla. Y, como cada vez que esto sucede, es gracias a vosotros. Hoy celebramos los 100 seguidores del blog, cifra que ha sido incrementada incluso antes de poder celebrarlo. Así que… ¡miles de gracias, lamineros!

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Me preguntaba cuál podía ser la mejor manera de demostraros mi agradecimiento y pensé que sería buena idea proponeros una receta que cumpliera las cuatro bes de los postres: bueno, bonito, barato y “bertiginoso”. Bueno para comer, bonito en su presentación, barato en cuanto a su coste y vertiginoso (ahora bien escrito) en su preparación.

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Continuando con mi pequeño recetario tradicional que revisita los postres de toda la vida -sí, esos que prepara vuestra abuela mejor que nadie, o la tía Maruja en el pueblo- me he decicido por las natillas a la canela. Se trata de una de esas recetas con innumerables variaciones que cada familia deja en herencia generación tras generación, pero en la mía llevábamos tantos años sin prepararlas que hasta se nos había olvidado. Increíble, ¿verdad?

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Haciendo un ingente esfuerzo de memoria y consultando el estupendo, maravilloso e imprescindible recetario de María Mestayer de Echagüe (la marquesa de Parabere, de la que ya os hablé con motivo de las 10.000 visitas y el hugelhof con chocolate y almendras), he elaborado mi propia nueva receta. El resultado, una crema exquisita, de una textura finísima y un delicado aroma de canela. ¡Y sin gluten! ¿La mejor de las natillas? Posiblemente no, pero es la mía y la que más me gusta. Y quiero compartirla con todos vosotros.

¡Ñam! | Sweetmariquilla

¡Ñam! | Sweetmariquilla

NATILLAS A LA CANELA

Receta de Sweetmariquilla, inspirada por recuerdos familiares y la marquesa de Parabere

Ingredientes para 6-8 raciones:

     1 cs = 1 cucharada sopera (15 ml)

  • 1,5 l de leche entera de la mejor calidad posible y, si es fresca, mejor que mejor
  • 100 gr de azúcar blanco
  • 1 rama de canela, bien aromática
  • 1 trocito de corteza de limón, previamente lavado y a ser posible de cultivo ecológico
  • 20 gr de harina de maíz
  • 5 yemas de huevo de tamaño M
  • 1 cs de canela molida
  • 6-8 galletas de mantequilla con canela, opcional (receta que podéis encontrar a continuación)

Elaboración:

La marquesa de Parabere recomienda hervir la leche y reducirla casi en una tercera parte para eliminar el agua que pueda contener. No estoy segura de que en la actualidad la leche de buena calidad contenga agua, al menos en cantidad significativa, pero seguí su consejo y la herví durante unos 15 minutos. Apenas se redujo su volumen pero adquirió un sabor más intenso que dio lugar a unas natillas maravillosas.

En un cazo antiadherente de base gruesa, vierte la leche y agrega la rama de canela y la corteza de limón. Calienta a fuego medio-alto hasta que empiece a espumar; entonces, reduce la intensidad del fuego y deja que hierva durante 15 minutos, retirando la nata que se vaya formando (y que podrás conservar para añadir a un bizcocho o unos cupcakes o degustar a cucharadas con un poco de azúcar). Retira el cazo del fuego y deja enfriar la leche. Cuando esté a temperatura ambiente, retira la canela y el limón. Reserva.

Tamiza la maicena y mézclala con el azúcar hasta que no queden grumos.

Bate las yemas de huevo y pásalas por un colador para quitarles todos los coágulos. Añádeles una taza de la leche hervida revolviendo mientras tanto, por si todavía estuviese caliente, para evitar que los huevos cuajen.

Añade la mezcla de azúcar al cazo con el resto de la leche y vuelve a calentar a fuego medio (5/9) sin dejar de remover con unas varillas manuales. Espera a que el azúcar y la maicena se disuelvan por completo antes de agregar las yemas. Sigue cociendo, siempre removiendo con cuidado, hasta que la crema engorde (tardará en hacerlo aproximadamente 10 minutos) aunque no debe estar demasiado densa, ya que al enfriarse engordará todavía más. Retira las natillas del fuego e, inmediatamente, viértelas en los recipientes donde las servirás. Déjalas templar apenas unos minutos y espolvoréalas ligeramente con canela molida. Para decorar, coloca una galleta en el centro y espera a que las natillas se enfríen por completo antes de servir (aunque ligeramente templadas también están de vicio).

Galletas de mantequilla a la canela (¡cubiertas de chocolate!) | Sweetmariquilla

Galletas de mantequilla a la canela (¡cubiertas de chocolate!) | Sweetmariquilla

GALLETAS DE MANTEQUILLA CON CANELA

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes para 4 docenas de galletas:

     1 cs = 1 cucharada sopera (15 ml)          1 cc = 1 cucharadita de café (5 ml)

  • 250 gr de mantequilla artesana de buenísima calidad a temperatura ambiente
  • 300 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de maicena
  • 120 gr de azúcar glas
  • 1 cc de extracto de vainilla
  • 1 cc de canela molida
  • 1 huevo M a temperatura ambiente
  • 2 cs de leche entera a temperatura ambiente

Elaboración:

Bate el huevo con la leche y el extracto de vainilla. Reserva.

Corta la mantequilla en cubitos. Reserva.

Tamiza las harinas, el azúcar y la canela y mézclalas bien con unas varillas manuales. Añade la mantequilla cortada y mezcla con las manos, aplastando los trozos, hasta que la textura sea grumosa. Realiza un pozo en el centro y vierte en él la mezcla de huevo. Con movimientos circulares y poco a poco, vete incorporando la harina al huevo y termina amasando hasta conseguir una masa homogénea aunque bastante blanda.

Enharina ligeramente la encimera y coloca sobre ella la masa. Amasa durante unos 10 minutos, con firmeza, para que el gluten se desarrolle y la masa adquiera cuerpo. Envuélvela en un trozo de film transparente y enfríala al menos durante dos horas. Si tienes tiempo, déjala en la nevera hasta el día siguiente de manera que los aromas impregnen bien toda la masa.

Saca la masa del frigorífico, divídela por la mitad y estira una de ellas con un rodillo, dejándola de un grosor de 3 mm. Colócala entre dos hojas de papel encerado y enfríala al menos durante dos horas. Repite el procedimiento con la otra mitad de masa. Pasado ese tiempo, saca una de las placas del frigorífico y realiza los cortes de galleta. Colócalos sobre un trozo de papel encerado, cúbrelos con film transparente y vuelve a enfriar una media hora. Haz lo mismo con la otra placa. Amasa y estira los recortes sobrantes, repitiendo el proceso hasta que hayas agotado la masa.

Precalienta el horno a 180°C, en función de calor superior e inferior pero sin aire. Hornea las galletas directamente del frigorífico (¡pero retira antes el film transparente!), unos 12 minutos. Ten cuidado de no tostarlas para que el aroma de la mantequilla se mantenga en toda su intensidad. Saca las galletas del horno, déjalas reposar unos minutos sobre la bandeja y después trasládalas a una rejilla para que se enfríen por completo.

Prepara un buen té o café, incluso un cacao calentito, y prueba una galleta. Ahora, márchate corriendo de la habitación so pena de terminarte todas en una sola sentada. Quien avisa…

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Natillas y galletas de mantequilla, todo aromatizado a la canela | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Es posible que las natillas estén también buenísimas sin necesidad de hervir la leche. No obstante, si tienes tiempo para hacerlo te aconsejo no omitir este paso, ya que la textura resulta tan suave, sedosa y cremosa que merece la pena dedicarle los 15 minutos que necesita.
  • El azúcar indicado en la receta es suficiente para unas natillas exquisitas. Si prefieres añadir un poco más porque deseas un resultado más dulce, no dudes en hacerlo aunque te aconsejo vigilar la cantidad total o sustituir una parte de azúcar por un edulcorante de origen natural.
  • Es posible preparar estas natillas sin añadir ningún tipo de harina, pero la cantidad de huevos necesarios para engordarlas es tal que no sé hasta qué punto es preferible: ¿un poco de harina de maíz con sus correspondientes azúcares o una cantidad ingente de proteínas y colesterol?
  • En cuanto a las galletas (que os aseguro, son exquisitísimas), el secreto está en la mantequilla. En cualquier quesería tradicional podrás encontrarla realizada de manera artesanal; es cierto que su vida es más corta -no llevan conservantes, lo cual es una grandísima ventaja para nuestra salud- y que su aroma y sabor son más fuertes. Pero es precisamente esto lo que permite que estas galletas sean especialmente buenas.
  • Si no tienes a mano azúcar glas suficiente puedes sustituirlo por granulado, pero el resultado no será tan fino. Lo mismo ocurre con la mezcla de harinas: la de maíz favorece una masa muy delicada.
  • También puedes sustituir las 2 cucharadas de leche por la misma cantidad de agua, ya que el objetivo es humedecer la masa y ayudarle a ligar bien. Es cierto que la leche aporta aroma pero no es imprescindible.
  • Intenta que la canela sea de buena calidad y muy aromática para un resultado espectacular.
  • El colmo de la glotonería: derrite al baño maría 200 gr de buen chocolate de cobertura y moja las galletas hasta la mitad. Deja que escurra el exceso antes de depositarlas con cuidado sobre una hoja de papel encerado. Si no hay humedad ambiental, en un par de horas habrá endurecido el chocolate.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

12 pensamientos en “Natillas caseras y galletas de mantequilla con canela. Celebrando los 100 seguidores

  1. Mmm natillas y galletas, una combinación riquísima que me recuerda la infancia. Mi vecina las hacía de maravilla y siempre me guardaba mi copita, así como la tuya. Un besito y gracias por recordarme los sabores de la niñez.

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s