Rock and Roll Cupcakes

 ¿Listos para encender el “ampli” y darle caña? Uno, dos, un, dos, tres, cuatro… ¡Rock & roll!

En realidad, a pesar del título, no tengo ninguna intención de hablaros de este estilo musical. Lo cierto es que encontré un pack de cápsulas y toppers con motivos rockanroleros cuando pensaba en hornear una nueva receta con motivo del Día Europeo de la Música, así que el título venía… ¡rodado! Je, je. Y es que el pasado 21 de junio, como cada año desde 1982, se celebró en gran parte del mundo el Día de la Música.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

Cada año se celebra, coincidiendo con el solsticio de verano del hemisferio norte, la gran fiesta de la música. Su impulsor fue Jack Lang, Ministro de Cultura francés en aquel entonces. Tuvo tanto éxito que, tan solo tres años más tarde, en 1985, la celebración se asumió a nivel europeo. El planteamiento inicial pretendía que fuese la fiesta de los músicos; que todos ellos, profesionales o aficionados, cultivando diferentes estilos, saliesen a la calle para hacer música juntos… ¡y revueltos! Hoy por hoy, sin abandonar su objetivo original, la celebración del Día Europeo de la Música persigue el intercambio cultural y el entendimiento mutuo, el conocimiento y el respeto de los otros a través de la música. ¿No es maravilloso?

Galletas de limón decoradas con glasa

Galletas de limón decoradas con glasa | Sweetmariquilla

Sin embargo, el verdadero ideólogo de la celebración fue el músico norteamericano Joel Cohen. En 1976, Cohen trabajaba en France Musique de Radio France, cadena para la que propuso las “Saturnales musicales”. La idea era que, cada 21 de junio y 21 de diciembre tuvieran lugar unas soirées presididas por la música, especialmente la de junio, coincidiendo con el verano boreal.

Día de la Música 2013

¡Feliz día de la música 2013! | Sweetmariquilla

En la antigüedad, las saturnales se celebraban con motivo del solsticio de invierno, en honor del dios Saturno. Durante los festejos, el orden de las cosas era simbólicamente invertido y los esclavos gozaban de una libertad fingida en la que sus amos se convertían en sirvientes. Los fieles acudían en procesión al monte Aventino, donde las cadenas de Saturno eran retiradas y el dios liberado temporalmente del castigo al que Júpiter lo había sometido, queriendo contener su apetito voraz: el sometimiento al movimiento de los astros y los días. De hecho, el antiguo dios romano Saturno fue asimilado como el titán griego Kronos. A lo largo de los años, la fecha de las saturnales fue variando desde el 19 de diciembre hasta establecerse, finalmente bajo el mandato de Diocleciano, entre el 17 y el 24 de diciembre.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

Curioso, ¿verdad? Pero en todo esto hay una cuestión que me “chirría” un poco. Fijaos que las saturnales eran significativas principalmente para los esclavos, pues gozaban temporalmente de una relativa libertad. Al trasladar este elemento a la celebración del Día de la Música, me pregunto: ¿es que alguien pensó que los músicos eran esclavos que necesitaban su momento de liberación? Prefiero no profundizar en esto…

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

En fin, que yo también quería contribuir a esta festividad. Además de cantar a pleno pulmón jugando a romper copas con las vibraciones de alta frecuencia de mis grititos, de trastear un poco con un tecladillo y de hacer ejercicio soplando por un tubo, me encerré en la cocina (eso sí, acompañada de buena música) y preparé unos cupcakes tan, tan exquisitos que se disputan el primer puesto de la lista. Se trata de una base de vainilla rellena de mermelada casera de fresa y cubierta de buttercream de queso y fresa súper esponjosa. Para que no se sintieran solos en este día tan especial, los acompañé de unas galletas de limón decoradas con glasa.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

La idea es similar a la de los cupcakes que preparé con motivo del Día de la Madre, con base de almendras rellena de puré de fresas y swiss meringue buttercream de queso. Pero el resultado es, si cabe, más jugoso; aunque pienso que es más bien por el procedimiento (que os explicaré a continuación) que por la receta.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

A continuación, encontraréis los ingredientes y las indicaciones para preparar los cupcakes, pero las recetas que os propongo son las de la mermelada de fresa y la crema de queso. ¡Dos en una! Como base, podéis elegir la que os apetezca, pero la de vainilla le va particularmente bien. Animaos a prepararla: os aseguro que no os arrepentiréis. Las galletas, el próximo día.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

CUPCAKES DE VAINILLA RELLENOS CON MERMELADA CASERA DE FRESAS, CON CHEESE BUTTERCREAM DE FRESA

Ahí es nada

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes para 18 cupcakes:

Consulta la receta de la base de vainilla aquí (cantidades para 12 cupcakes que puedes adaptar a mayor cantidad sin ningún problema)

Para la crema de queso esponjosa:

  • 200 gr de queso cremoso muy frío
  • 100 ml de nata para montar muy fría
  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr de icing sugar tamizada
  • Mermelada casera de fresa (receta más abajo)

Elaboración:

Bate la nata hasta que doble su volumen. Añade la mitad del azúcar cucharada a cucharada y continúa batiendo hasta que forme picos blandos. Agrega el queso bien escurrido y vuelve a batir, pero solamente hasta que se integre. Reserva en el frigorífico.

En otro recipiente, bate la mantequilla durante unos minutos, a velocidad media-alta, hasta que aclare y se vuelva cremosa y esponjosa. Añádele el resto del azúcar y bate otros tres o cuatro minutos. A continuación, incorpora la mezcla de queso y bate a velocidad media-baja solamente hasta que se integren. Por último, cucharada a cucharada, agrega la mermelada de fresa hasta obtener la intensidad de sabor y la consistencia deseadas. Conserva en el frigorífico hasta el momento de utilizar.

Ahora es cuando llega el momento clave. Una vez que los cupcakes estén fríos, vacía los centros (yo utilizo un descorazonador de tomates que he reservado exclusivamente para mis “asuntos dulces”) y rellénalos hasta el borde con mermelada de fresa (receta más abajo). Déjalos reposar un par de horas: la mermelada comenzará a secarse y encogerá, además de ser absorbida por la masa. Rellena de nuevo los cupcakes, sin presionar la mermelada, permitiéndole encontrar su sitio en el corazón de cada cupcake. De verdad que, siguiendo este sencillo truco, he obtenido los cupcakes más jugosos de toda mi historia reposteril. Decóralos con la crema de queso.

Estos cupcakes se conservan bastante bien en el frigorífico, en un recipiente de cristal cerrado, pero para disfrutarlos a tope, ¡tienes que degustarlos a temperatura ambiente! Vas a alucinar en colorines. Bueno, en rosa fuerte, color de la mermelada.

MERMELADA DE FRESA

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes:

  • Fresas a porrillo (ya que te pones, haz una gran cantidad y consérvala al vacío para todo el invierno)
  • 1/4 del peso de las fresas de azúcar blanco granulado
  • El zumo de 1 limón por cada 2 kg de fruta
  • Tarros de cristal y tapas nuevas

Elaboración:

Lava las fresas perfectamente y déjalas escurrir. Retírales el rabito y córtalas en cuartos. Cuando lo hayas hecho con todas, pésalas y prepara la cuarta parte de su peso en azúcar. Añádeles el zumo de limón y revuelve bien para que se impregnen todas. Agrega el azúcar, revuelve de nuevo y déjalas reposar durante al menos media hora (yo las dejé toda la noche).

En una olla o un puchero grande, vierte la mezcla de fresas y cuécela, a fuego medio, durante 15 minutos desde que empiece a borbotear, pero no la dejes hervir con fuerza para evitar que se pegue y amargue.

Retira la mezcla del fuego y tritúrala en la misma olla (¡no manches más cacharros!) o pásala por el chino si lo que quieres es una mermelada más fina y homogénea. A mí me gusta encontrar trozos de fruta, así que solamente la trituro ligeramente. Llena los botes de cristal dejando un espacio de 1 cm hasta el borde superior, ciérralos firmemente con tapas nuevas e introdúcelos en una olla alta. Cúbrelos con agua (con 1 cm de agua sobre las tapas es suficiente) y hiérvelos entre 5 y 10 minutos. Retira la olla del fuego, saca los frascos del agua e, inmediatamente, colócalos boca abajo sobre una superficie completamente plana para que se forme el vacío. Déjalos enfriar antes de darles la vuelta y guardarlos.

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa

Cupcakes de vainilla, mermelada de fresa y crema de queso y fresa | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Navegando por la web, consultando muchas páginas y recetas de repostería, he encontrado que en todas ellas la cantidad de azúcar que recomiendan para realizar cualquier mermelada es, al menos, de un 50% del peso de la fruta. Sinceramente, me parece una barbaridad. La fruta es dulce de por sí y aporta fructosa a la mezcla, por lo que no es necesario endulzarla más. Si es una cuestión de textura, para que la mermelada quede más compacta y gelatinosa, prefiero mi salud a la consistencia. Si nos tomamos la molestia de realizar estos elaborados en casa es por dos razones principales: ahorrar dinero y asegurarnos de consumir productos de mayor calidad y más sanos. Os aseguro que la cantidad de azúcar que indico en la receta es suficiente para una mermelada dulce y exquisita. Si prefieres una consistencia más densa, prueba a añadir pectina antes que aumentar la cantidad de azúcar (una manzana golden troceada es suficiente, pero le da un ligero sabor al resultado final; también puedes adquirir pectina en polvo o algún producto espesante de origen natural).
  • Para una mermelada todavía más sana, sustituye el azúcar blanco por azúcar moreno de caña (yo soy partidaria de la panela) o por miel.
  • Como siempre os digo, la calidad de los productos que utilices determinarán el resultado final. Procura que las fresas estén bien maduras y utiliza zumo natural de limón recién exprimido.
  • Emplea productos lácteos enteros y de buena calidad; si eres de los que sustituyen los enteros por los desnatados con objeto de vigilar la dieta, créeme, lo mejor es que no hornees cupcakes ni ningún otro postre, ;). Si tienes intolerancia a la lactosa, sustituye la crema de queso por otro tipo de cobertura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

10 pensamientos en “Rock and Roll Cupcakes

  1. Puedo jurar que son los mejores que he probado de todos los que has hecho .Claro, ahora lo entiendo , con lo que me gusta a mí el rock and roll !!!!

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s