En Pascua… ¡Huevos de chocolate!

Ya estamos en Pascua. ¡Uf, pero si hace nada era Navidad! Estábamos comiendo uvas y tirándonos de los pelos con los familiares, jeje. Alguien me decía, en tono de broma: “¿Cómo has pasado las Navidades, bien o en familia?”.  Bueeeeeno, que no es tan malo. Por lo menos en mi caso.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

Pero, en fin, que hablábamos de la Pascua, una celebración cristiana que conmemora la crucifixión, la muerte y la resurrección de Cristo. Aunque, para ser exactos, Pascua es solamente el Domingo de Resurrección, día en el que termina la llamada Semana Santa. El término “pascua” procede del hebreo y significa “paso”, paso de la vida terrena a la celestial dentro de las creencias cristianas.

Diferentes tradiciones cristianas han dado origen a distintas formas de celebración, pero aún así existen ciertas similitudes. Algunas de ellas son las procesiones, la decoración de huevos o las monas de chocolate. ¿Qué, cómo, dónde? ¿Has dicho chocolate? ¡Esto pinta bien! ¡Pero que muy bien!

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

En la mayoría de las celebraciones religiosas actuales pueden encontrarse reminiscencias de fiestas y ritos paganos, algunos muy antiguos. Parece que el huevo de Pascua es uno de los ejemplos significativos. Algunos estudiosos opinan que su origen hay que buscarlo en la Edad de Hielo, cuando la llegada de la primavera posibilitaba la ingesta de huevos tras todo el invierno de escasez proteica.

Otros expertos creen en un origen diferente aunque también en relación con la llegada de la primavera. Para los fenicios, los símbolos de Istar, diosa de la fertilidad, eran el huevo y la liebre. Y, por otro lado, el término anglosajón con el que se nombra este período, “Easter”, procede al parecer del nombre de la diosa germánica de la luz y la primavera, Eostre.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

En cuanto a la fiesta cristiana, durante mucho tiempo estuvo prohibido comer tanto carne como huevos durante toda la Cuaresma, por lo que, al finalizar ésta, regalar e intercambiar huevos era una costumbre en las familias. En Francia, con el fin de la Cuaresma y el ayuno, los estudiantes salían en procesión por las calles y golpeaban las puertas de las casas pidiendo huevos que llevaban a bendecir y repartían en plazas y parques. Estos huevos se conservaban cocidos para evitar que, durante el tiempo de ayuno, se echasen a perder. Durante el siglo XVII, en tiempos del Rey Sol, Luis XIV, arraigó la costumbre de decorar los huevos, algunos de los cuales se ofrecían al monarca.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

En cuanto a los conejos, recuperando las creencias fenicias y otras tradiciones paganas, este animal siempre ha estado ligado a las celebraciones asociadas con la fertilidad y la llegada de la primavera. Parece que los primeros en incorporar la simbología a la costumbre cristiana fueron los pasteleros alemanes que, desde el siglo XIX, hornearon pasteles y pequeños dulces con esta forma. Finalmente, el chocolate se impuso, por suerte para nosotros, sobre otras posibilidades. De ahí a entrelazar ambas tradiciones, realizar el salto al continente americano y sufrir la fiebre del marketing para su comercialización masiva, no era necesario más que un suspiro.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

Y aquí estamos hoy, aprovechando la crisis para volver a hacer “vida de puertas para dentro” y disfrutar de estas tradiciones que, si bien han perdido su significado original, todavía conservan la magia de la ilusión y la participación. Y si, además, tenemos la oportunidad de compartir los momentos de preparación, mejor que mejor.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

HUEVOS DE CHOCOLATE CON CREMA DE QUESO Y FRESAS

Ingredientes para 12 huevos:

  • 12 cáscaras de huevo, teñidas o naturales (ver más abajo)
  • 500 gr de chocolate de cobertura
  • 250 gr de fresas maduras
  • 150 gr de queso crema muy frío
  • 75 gr de azúcar glas
  • 150 ml de nata para montar, muy fría

Elaboración:

Derrite el chocolate al baño maría, introdúcelo en una manga pastelera y rellena las cáscaras de huevo por completo. Espera entre 5 y 10 minutos, dependiendo del grosor que prefieras para la cobertura chocolateada, y vacíalos vertiendo el chocolate en un bol. Si con esa cantidad de chocolate fundido no ha sido suficiente para rellenar todos los huevos, repite la operación. Deja secar el chocolate en las cáscaras al menos dos horas antes de rellenarlas con la crema; puedes utilizar hueveras para sujetarlas, pero asegúrate de que están sin usar o muy bien lavadas porque la cáscara de huevo es porosa y puede filtrar impurezas y bacterias. Si quieres acelerar el proceso, puedes introducir los huevos en el frigorífico.

Prepara la crema. Retira el pedúnculo de las fresas y tritúralas hasta conseguir un puré denso; reserva. Bate el queso en crema con el azúcar glas solamente hasta que se integren, agrégales el puré de fresas y mezcla bien. Vierte la nata líquida sobre la mezcla y bate, al principio a velocidad media y después más rápido, hasta que la crema tome consistencia. Introdúcela en una manga pastelera y rellena los huevos. Golpéalos con cuidado para favorecer que se reparta bien, cubriendo todos los huecos, y corrige la cantidad de crema en los huevos. Consérvalos en la nevera y sácalos 30 minutos antes de servir.

Preséntalos en hueveras individuales, con el orificio de rellenado hacia abajo.

Este postre es perfecto para los niños, que se sorprenderán alegremente al romper la cáscara y encontrar el chocolate. Pero a los adultos también les encantará. Es ligero, idóneo para terminar una cena o comida copiosa. Acompáñalo con unas fresas laminadas y no tendrás rival: ¡todos se quedarán con ganas de más!

Cómo vaciar las cáscaras de huevo y teñirlas de un solo color

Lava perfectamente los huevos y sécalos con cuidado. Ayúdate de la punta de un sacacorchos para realizar un pequeño orificio en la base de cada huevo y, con los dedos, retira cuidadosamente la cáscara hasta que el agujero tenga el tamaño que prefieras. Vuelca el huevo sobre un bol; si tienes dificultades para extraerlo introduce un palillo y bátelo ligeramente. Lava el interior de los huevos con un poco de agua y colócalos en una cacerola, cúbrelos con agua, añade una cucharada de vinagre blanco y hiérvelos a fuego lento durante quince minutos. (Para que los huevos no floten en el agua y se esterilicen correctamente, asegúrate de llenarlos completamente de agua).

Saca los huevos del agua y déjalos secar boca abajo durante un par de días. Para hacerlo más fácil, yo utilicé unos palos de brocheta que introduje en los huevos por el orificio de la base y luego coloqué en un vaso. Después de un par de días, estarán listos para usar.

Si quieres teñir los huevos, deberás realizar un paso más justo después de la esterilización, antes de ponerlos a secar. Saca los huevos del agua de hervir y sécalos bien con una servilleta de papel o un paño fino. Llena un bol con vinagre blanco, en el que introducirás los huevos unos segundos antes de teñirlos. En un recipiente profundo, vierte dos cucharadas de vinagre blanco y agua muy caliente hasta llenarlo casi por completo. Añade el colorante de tu elección, mezcla bien e introduce los huevos para que se tiñan (también ahora deberás rellenarlos de agua para que no floten). Pasados un par de minutos, controla la intensidad del color que van adquiriendo las cáscaras. Para secarlas, procede como se indica en el párrafo anterior.

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas

Huevos de chocolate rellenos con crema de queso y fresas | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla

  • Utiliza el mejor chocolate que encuentres y asegúrate que es de cobertura. El que te sobre lo puedes utilizar para otras preparaciones: extiéndelo sobre una hoja de papel film y espera a que se enfríe; después, desmenúzalo y guárdalo en un recipiente hermético hasta el próximo uso.
  • Si las fresas no están muy maduras, elige otro tipo de fruta que sí lo esté, como frambuesas, arándanos, grosellas…
  • Es importante esterilizar los huevos antes de llenarlos de chocolate: pueden quedar restos que se pudran y contaminen el relleno que utilices.
  • Si quieres emplear más de un color para teñir los huevos, prepara un recipiente para cada uno.
  • No os lo creeréis pero me fue imposible encontrar huevos blancos. Al parecer, ya no se producen, al menos en la zona norte. Esto tiene consecuencias, lógicamente, porque el colorante no actúa igual sobre la superficie blanca que sobre un huevo marrón. ¡Buena suerte en tu búsqueda!
  • Es posible emplear colorantes naturales para teñir los huevos. En la web de Arte Azul proporcionan indicaciones muy completas, así que sí os decantáis por este método, no dejéis de consultarla.
  • Para más información sobre la esterilización de las cáscaras de huevo podéis recurrir a la web sed Martha Stewart, allí es donde aprendí yo.
  • No dudes en variar la crema de relleno. Con el chocolate… ¡casi todo combina bien! Bueno, no te decantes por la crema de chorizo (¡puaj! Sólo imaginarlo es asquerosito).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

11 pensamientos en “En Pascua… ¡Huevos de chocolate!

  1. Pingback: Barquitas de chocolate con mousse de castañas | sweetmariquilla

  2. Pingback: Hojaldre con fresas y crema de queso | sweetmariquilla

  3. Pingback: Cupcakes de almendra y naranja | sweetmariquilla

  4. Todavía estamos hablando de la maravillosa sorpresa… Me parece que va a ser temática de referencia.
    Siempre tan original y delicioso.
    Un gran placer.
    Gracias hermana

  5. Tu tienes la culpa de que cuando voy a París, ya no me seduzca La Duré ( bueno tus maravillosos dulces)

    Enviado desde mi iPhone

    El 01/04/2013, a las 12:05, sweetmariquilla escribió:

    > >

  6. Pingback: ¡Browggie! – Brownie de almendras sin gluten | sweetmariquilla

  7. No puedo disfrutar más de este post..¡me ha encantado! …y sobre todo darte las gracias por mejorar mis conocimientos … Mis amigas se quedan asombradas de todas estas curiosidades, que gracias a ti ,relato en mis desayunos de trabajo…me encanta,me encanta y me encanta ..y la receta ..¡barbara!

    • Muchas, muchas, muchas gracias por tu comentario. Me alegro que no sólo te gusten las recetas sino que encuentres interesante el contenido de las entradas. Te agradezco tus ánimos hasta el infinito… ¡y más allá!

  8. Ui sweet, ya echaba de menos la temática de pascua en tu blog, y aqui está 😉
    Me parece una receta fantástica, aunque un pelín complicada, eso si merece la pena, sobre todo para los niños, el momento de romper el huevo y ver el interior es una de las cosas mas emocionantes que recuerdo de estas fechas cuando era peque.

    Muchas felicidades!!

    • Sí, se me ha hecho un poco tarde con los huevos de Pascua. Es una receta laboriosa pero no es difícil; el truco es preparar los huevos con antelación (de hecho, cada vez que se usen huevos para una receta pueden guardarse las cáscaras) y emplear gran cantidad de chocolate para poder rellenar todos los huevos en una o dos veces. Lo demás… ¡está chupado!

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s