¡Es primavera! – Milhojas de fresas

Ya es primavera… ¡en El Corte Inglés y también en el resto del mundo! Bueno, por lo menos en esta latitud. Y para continuar con nuestra serie vivaldiana, que comenzamos con el otoño y continuamos con el invierno, aquí tenéis su celebérrima primavera.

Y con la primavera… ¡Llegaron las primeras fresas! Bueno, en realidad, prácticamente desde enero son numerosos los comercios que las ofrecen. Pero yo, convencida de las bondades de la dieta mediterránea, que aconseja tener paciencia y esperar a que los productos estén en temporada, cerré los ojos y giré la cabeza hacia el otro lado. Mereció la pena: ¡qué ricas estaban!

image

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

Ahora, todo un mundo lleno de posibilidades culinarias se abre ante nosotros: fresas, frambuesas, grosellas, arándanos… ¡Tantas recetas maravillosas y tan poco tiempo para prepararlas! Claro, no es cuestión de empapuzarse durante tres meses a base de estos postres, porque luego querremos emplear la misma excusa con los albaricoques, los melocotones, las pavías, las cerezas… ¡Ay, tanta tentación!

Milhojas de nata y fresas

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

El verdadero problema, al menos para mí, radica efectivamente en decidirme por la receta. Suelo tener bastante claro el ingrediente principal -en este caso, las fresas-, pero me cuesta muchísimo elegir entre todas las posibilidades. Suelo pasar las horas muertas buscando sugerencias e inspiración en otros blogs o/y en libros de cocina. Pero la mayoría de las ocasiones en las que me encuentro en esa situación, suelo terminar aunando mis apetencias e intentando colmar varios antojos con una sola receta. ¿Cómo lo solucionáis vosotros?

Milhojas de nata y fresas

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

En fin. Que con una barquita de fresas y un par de láminas de hojaldre, solamente faltaba una buena ración de nata para preparar un postre riquísimo, ligero y perfecto en esta época del año. Se elabora en un pispás y es muy fácil de decorar; lo cierto es que, para el poco trabajo que lleva, proporciona un resultado estupendo y seguro que os hará quedar bien en cualquier ocasión. Y, aquí entre nosotros, ¿a quién no le gusta que alaben sus pequeñas obras de arte reposteriles? 😉

Milhojas de nata y fresas

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

Un pequeño truco para ahorrarnos trabajo es utilizar hojaldre preparado. Se encuentra fácilmente en la sección de refrigerados de cualquier supermercado. Incluso, y esta es la mejor opción, hay panaderías artesanas que tienen a la venta planchas preparadas o las hacen por encargo. Desafortunadamente para mí, en mi ciudad, la mayoría de las panaderías son distribuidoras de planificadoras industrializadas cuyo pan puede recibir muchos calificativos salvo el de rico. Imaginad: comprar hojaldre de panadero es más difícil que imposible.

Milhojas de nata y fresas

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

Así qué después de mucho probar con las marcas comercializadas en grandes superficies, hemos encontrado una que nos gusta mucho, da muy buenos resultados y está buenísima. No me gusta hacer promoción en mis entradas, pero por esta vez haré una excepción y os aconsejaré emplear el hojaldre de repostería de “La cocinera”. Pero, sobre todo, lo que os aconsejo es ir ahora mismo al mercado, comprar unas fresas bien maduras y probar este postre exquisito y elegante. ¡Seguro que repetís!

Milhojas de nata y fresas

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

MILHOJAS DE NATA Y FRESAS

Ingredientes para 6 milhojas individuales:

  • 2 láminas de hojaldre de pastelería preparado
  • 500 gr de fresas frescas bien maduras
  • 500 ml de nata de repostería muy fría
  • 100 gr de azúcar glas
  • Un poco más de azúcar glas para espolvorear

Elaboración:

En primer lugar, hemos de prepara el hojaldre. Si utilizas láminas preparadas, deberás desenrollarlas con mucho cuidado, ya que se comercializan de esa manera, pero déjalas sobre el mismo papel en el que están envueltas: es apto para el horno y te ahorrarás el trabajo de trasladarlas a otro, corriendo el riesgo de deformarlas durante el proceso. Si fuera necesario, incluso puedes pasarles el rodillo por encima sin, y esto es muy importante, apretar para estirarlas (no olvides enharinar el rodillo para evitar que la masa se adhiera a él).

Precalienta el horno a 180º C con función de calor inferior y superior pero sin ventilador.

Con la ayuda de un cortador de galletas de forma esférica, de unos 8 cm de diámetro, recorta 18 formas que dejarás sobre el mismo papel en el que venía envuelta la masa. Retira el hojaldre excedente con cuidado de no deformar los recortes.

Cubre la bandeja del horno con una lámina de silicona y coloca la hoja con los recortes sobre ella, cubriéndolos con otra hoja de papel de hornear. Para evitar que el hojaldre se hinche demasiado durante el horneado, debes presionarlo ligeramente con un peso; yo utilicé una bandeja de horno de aluminio, específica para repostería, que pesa muy poquito pero que es suficiente para que el hojaldre se tueste sin hincharse demasiado.

Hornea las formas entre 8 y 10 minutos, en función del tamaño y de lo tostado que prefieras el hojaldre. Como es masa sin levadura, puedes abrir el horno e incluso sacarla del horno para comprobar su estado. Cuando estén en su punto, saca las formas del horno y, con una paleta y mucho cuidado, traspásalas a una rejilla para que se enfríen.

Es el momento de dedicarnos al relleno. Lava las fresas, sécalas muy, muy bien, retírales el pedúnculo y córtalas en rodajas finas. No les añadas ni un granito de azúcar para endulzarlas, pues esto provocará que suelten jugo que ablandará el hojaldre y estropeará el resultado. Reserva.

Coloca la nata en un recipiente ancho y profundo, añádele el estabilizante y bátela durante un par de minutos con unas varillas eléctricas. Incorpora el azúcar glas tamizado y sigue batiendo hasta obtener una nata firme, pero ten cuidado de no excederte y convertirla en mantequilla. Introduce la nata en una manga pastelera con una boquilla redonda y reserva.

Llega la parte divertida: el montaje. Pon uno de los recortes sobre una superficie plana y cúbrelo con una capa de nata. Sobre ella, coloca tres o cuatro rodajitas de fresa y cubre de nuevo con nata. Añade un segundo piso de hojaldre-nata-fresas-nata y termina con una tercera forma de hojaldre. Espolvorea la superficie con azúcar glas y decora con más fresas. Repite la operación con el resto de las formas y… voilà !

Conserva los milhojas en el frigorífico y sácalos 15 minutos antes de servir. ¡Seguro que te sabrán a poco!

Milhojas de fresas y nata

Milhojas de fresas | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Si prefieres el hojaldre almibarado, prepara un caramelo muy ligero y, con un pincel de silicona, unta las formas antes de introducirlas en el horno. Así conseguirás una superficie tostada, crujiente y dulce. Para no abusar del azúcar, puedes caramelizar solamente las formas que emplearás como tapa de los milhojas.
  • En cuestión de milhojas, siempre me ha dado la sensación de que hay bandos bien diferenciados: la nata o la crema. Si eres de los que prefieres esta última modalidad, no tengas reparo en sustituir la una por la otra.
  • De la misma manera, puedes emplear otro tipo de frutas. Yo prefiero aquellas ligeramente ácidas porque el contraste con el dulzor de la nata supone un resultado exquisito, pero las variedades son infinitas (bueno, casi).
  • ¿Y si no colocamos el peso sobre el hojaldre para impedir que suba? En realidad, no pasa nada. Solamente te encontrarás con unas formas muy hinchadas que darán un aire diferente a tus pasteles. Seguro que estarán igual de ricas.
  • ¿Podemos cortar las formas después de hornear el hojaldre? Sí. Lo he visto hacer en algunos vídeos tutoriales. Sin embargo, yo no me atrevo. Me imagino con el cuchillo de sierra, asaltando las hojas de hojaldre tan perfectas, y llenándolo todo de migas, destrozando la ya nombrada perfección.
  • ¿Que os habéis quedado con las ganas de macerar las fresas en azúcar para que suelten su juguito? No pasa nada. Reserva unas cuantas (que no emplearás para rellenar los milhojas so pena de obtener una sopa de hojaldre), déjalas macerar con un poco de azúcar y cuando hayan soltado bien de zumo, tritúralas y vierte el puré resultante sobre los milhojas, a modo de decoración.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

11 pensamientos en “¡Es primavera! – Milhojas de fresas

  1. Pingback: Hojaldre con fresas y crema de queso | sweetmariquilla

  2. Es un verdadero deleite leer este post, con la música de Vivaldi acompañandote…me quedo impresionada..eres capaz de estimular los cinco sentidos de una manera extraordinaria…la vista con estas maravillosas fotos, el olfato imaginando esos aromas cuando elaboras tus creaciones, el gusto..esas fresas..esa nata.., el tacto ..lo disfrutare cuando experimente esta receta…y finalmente el oído…nada menos que con Vivaldi..Muchísimas gracias..tu trabajo emociona

    • Muchísimas gracias, de corazón. Es emocionante recibir comentarios como el tuyo. ¡Me dan ganas de ponerme a publicar como loca! Espero poder seguir ofreciéndoos entradas que os gusten tanto como esta. ¡Un abrazo!

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s