Muffins de naranja y aceite de oliva

Hoy vengo, virtualmente hablando, a contaros algunos secretos sobre la dieta mediterránea. Y con la excusa, os daré la receta de unos jugosos, tiernos y exquisitísimos muffins de aceite de oliva con naranja y tomillo. ¿No se os hace la boca agua? Solamente debéis tener un poco de paciencia (aunque también podéis pasar directamente a la receta, je, je).

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

La Fundación Dieta Mediterránea nos explica que el vocablo griego del que deriva la actual palabra dieta, diaita, significa “estilo de vida equilibrada”. Así, una dieta no sería solamente una restricción alimentaria sino la adquisición de hábitos saludables en todos los aspectos. La dieta mediterránea es, pues, “un estilo de vida que combina ingredientes de la agricultura local, las recetas y formas de cocinar propias de cada lugar, las comidas compartidas, celebraciones y tradiciones, que unido a la práctica de ejercicio físico moderado pero diario favorecido por un clima benigno completan ese estilo de vida que la ciencia moderna nos invita a adoptar en beneficio de nuestra salud, haciendo de ella un excelente modelo de vida saludable” (Fundación Dieta Mediterránea).

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Y sin embargo, las prisas de la vida actual, las exigencias que nos imponen -y que nos autoimponemos-, el sedentarismo, la adopción de hábitos alimenticios importados, la omnipresencia de la tecnología y un largo etcétera de causas están haciendo peligrar nuestra maravillosa dieta mediterránea. Para evitar que desaparezca e impulsar su reaparición, la UNESCO la declaró, en noviembre de 2012, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Pero, ¿en qué consiste exactamente la dieta mediterránea? Además de lo indicado más arriba, desde el punto de vista alimenticio, se considera la ingesta de gran cantidad de verduras, legumbres, cereales, fruta y frutos secos combinada con un consumo moderado de pescado, marisco, carnes blancas y huevos, así como de productos lácteos y, en menor cantidad, carnes rojas y vino. La materia grasa por excelencia es el aceite de oliva, quizás el producto por el que más se conoce esta dieta en el extranjero.

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

La Fundación Dieta Mediterránea proporciona una serie de recomendaciones ciertamente saludables y, lo que es mejor, fáciles de adaptar y adoptar en nuestra vida diaria. Podéis consultarlas aquí, pero a continuación os detallo algunas de ellas:

  • Empleo del aceite de oliva como principal grasa. Lo cierto es que a mí no tienen que convencerme de utilizarlo: me encanta y cada día más. Uno de mis caprichos matinales de fin de semana es tostar par y regarlo -prudentemente- con un buen aceite de oliva espolvoreado con escamas de flor de sal. ¡Irresistible!
  • Incluir en la dieta una gran cantidad de productos de origen vegetal: verduras, frutas y cereales. Los expertos recomiendan tomar entre 4 y 5 raciones diarias de frutas y verduras. ¿Aceptáis el reto?
  • Incluir los cereales en el menú diario. El arroz y la pasta aportan hidratos de carbono que se transforman en calorías de combustión lenta. Eso significa que, además de saciarnos durante la comida, durante la digestión liberan energía de manera más regular. Pero, cuidado: no es la excusa para hartarse de pan de pueblo durante las comidas. Como todo, debe consumirse con moderación.
  • Privilegiar los alimentos frescos de temporada frente a aquellos procesados. Además de esta recomendación, os animo a que procuréis adquirir productos locales, mucho más frescos que si tuvieran que pasar por las manos de múltiples distribuidores, y respetuosos con el medio ambiente. Entiendo que en diciembre se os antojen locamente las fresas silvestres, pero pensad que, si no son congeladas, provienen de agricultura intensiva o invernaderos (perjudicial para el medio ambiente y para los propios consumidores, además de ser productos mucho menos sabrosos) o sin importadas (de lo que no soy contraria cuando se trata de productos típicos de otras latitudes, pero que implican una gran cantidad de intermediarios, manipulación, maduración artificial en cámaras…). Cuando adquirimos productos característicos de nuestra tierra cultivados en países en los que tradicionalmente no se hacía, no solamente estamos consumiendo peor calidad sino que, además, estamos destrozando la economía de muchos pequeños agricultores y favoreciendo la desaparición de esos productos en nuestras regiones. Es particularmente flagrante el asunto de los espárragos de China y Perú.
  • Dulces y pasteles deben consumirse solamente de manera ocasional. Uyyyyyyy. Uyyyyyyy. Me parece que aquí no tengo excusa. Yo los tomo, ocasionalmente, cada día. Ejem. Voy a intentar dar una excusa: por lo menos los hago yo en casa, con productos que forman parte de los recomendados por los expertos en dieta mediterránea, y procuro reducir la cantidad de azúcar en la receta. Otra vez ejem.
  • Por último, y antes de pasar a la receta, no olvidéis realizar ejercicio físico moderado a diario (las caminatas y los paseos son una buena opción, ¡sobre todo en cuanto deje de llover!).
Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

MUFFINS DE NARANJA CON ACEITE DE OLIVA Y TOMILLO

Ingredientes para 24 muffins de tamaño estándar:

     1 cs = 1 cucharada sopera          1 cc = 1 cucharadita de café

  • 3 huevos a temepratura ambiente
  • 120 gr de azúcar blanco granulado
  • 340 gr de harina todo uso
  • 250 ml de zumo de naranja natural (aprox. el zumo de 2 naranjas hermosas)
  • La ralladura de la piel de dos naranjas
  • 1/2 cc de levadura química
  • 1/2 cc de bicarbonato sódico
  • 1/2 cc de sal
  • 250 ml de leche entera, a temperatura
  • 25 ml de vinagre blanco o zumo de limón
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cc de tomillo picado
  • Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Elaboración:

Mezcla la leche con el vinagre o el zumo de limón para obtener buttermilk. Revuelve ligeramente y deja reposar al menos durante 15 minutos.

Precalienta el horno a 150ºC.

Tamiza y mezcla la harina, la levadura, el bicarbonato. Añádeles la sal, la ralladura de naranja y el tomillo y vuelve a mezclar. Con unas varillas manuales, bate los huevos con el azúcar hasta que esponjen y blanqueen. De manera alterna, agrégales los ingredientes secos y los líquidos en cinco adiciones, siempre comenzando y terminando por los secos y mezclando entre cada una de ellas. Mezcla hasta que los ingredientes estén integrados pero no más para no airear la masa demasiado.

Vierte la masa en los moldes para muffins y hornéalos durante 22-25 minutos, cociéndolos hasta que adquieran un tono dorado. Comprueba que están listos pinchando el centro de uno de ellos con un palillo: debe salir limpio.

Sácalos del horno, déjalos reposar unos minutos en la bandeja y desmóldalos, colocándolos sobre una rejilla para que se enfríen por completo. Después, espolvoréalos con azúcar glas y degusta. ¡De uno en uno!

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Muffins de naranja con aceite de oliva | Sweetmariquilla

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Importante: esta masa es muy líquida pero se hornea muy bien, así que no añadáis más harina por muy tentados que os sintáis. Como la receta no incorpora demasiada levadura, podéis llenar las cápsulas prácticamente hasta el borde.
  • Podéis emplear 250 ml de leche entera sin necesidad de añadirle un agente oxidante para que se corte, es una opción personal, aunque a mí me parece que obtengo mejores resultados. La mayoría de las recetas originales de muffins incluyen buttermilk, que es el suero que se obtiene durante el batido de la mantequilla. Como en España no se comercializa, o al menos no es fácil de encontrar, puede sustituirse por esta mezcla.
  • Si no os gusta el aroma del tomillo, podéis retirarlo de la receta, aunque les da un aroma muy especial.
  • Como ya he mencionado en otras ocasiones, la calidad de la materia prima es fundamental para obtener los mejores resultados. Ni se os ocurra emplear zumo de naranja envasado para este tipo de recetas: por mucho que las etiquetas indiquen “sin colorantes, ni conservantes”, siempre incluyen aditivos que influyen en el aroma y el sabor. Y, sinceramente, ¿tanto trabajo lleva exprimir dos naranjas?
  • Por la misma razón que en el punto anterior, ni se os pase por la cabeza sustituir el zumo por extracto de naranja, por muy natural que sea.
  • Procurad utilizar el mejor aceite de oliva que tengáis a mano. Si es de primera prensa, mejor que mejor: esos maravillosos jugos densos, de tonalidades verdosas… ¡Mmmmm! Es cierto que el sabor es bastante más fuerte que el de los aceites refinados ysi no estáis acostrumbrados puede resultaros excesivo. Pero, recordad: cuanto menos procesados, de mejor calidad (lo mismo ocurre con el azúcar y con tantísimos otros productos…).
  • Os lo digo siempre: no os comáis todos los muffins de una sentada, que comartir es amar… Y gritad conmigo: ¡viva la dieta mediterránea!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

11 pensamientos en “Muffins de naranja y aceite de oliva

  1. Pingback: ¡Es primavera! – Milhojas de fresas | sweetmariquilla

  2. La verdad es que me estaba fijando detalladamente en las fotos y, a parte del resultado de la receta, que doy fe de que es todavía mejor del que parece, me han encantado las fotos y el filtro usado. Le dan un toque especial que combina maravillosamente con la “aparente” sencillez de la receta.
    Si es que a veces en la sencillez esta el placer más absoluto.
    ¡Ñam, Ñam!

  3. Ante todo muchísimas gracias por lo didáctico que es este post…realmente el dicho de somos lo que comemos es real..y si seguimos los consejos, que de manera tan precisa nos has recordado,nos ayudas en el día a día a mejorar en todos los aspectos.
    Gracias, gracias y muchas gracias…además de ser una estupenda repostera y una magnifica fotógrafa, nos ayudas a que cada día, gracias a tu trabajo en el blog, aprendamos algo nuevo.Felicidades.

    • Muchas gracias a ti, Ana. Lo cierto es que comentarios como el tuyo me hacen muy feliz, porque saber que quienes estáis al otro lado agradecéis tanto mis recetas me anima a seguir compartiéndolas e intentando mejorar cada día un poquito. De nuevo, muchas gracias. Este blog no tendría sentido sin vosotros al otro lado.

  4. seguro que están buenísimas! hay bastantes recetas de cupcakes y muffins con base de aceite en vez de mantequilla y la verdad es que quedan geniales. el fin de semana pasado hice unas de chocolate y quedaron muy muy jugosas. tengo ganas de probar esta receta a ver que tal sale!

    • Tienes toda la razón. Personalmente, prefiero emplear el aceite en las recetas para muffins, la textura es diferente a la de los cupcakes y quedan buenísimos. Espero que si te animas a probar esta variedad, te guste tanto como a mí. ¡Ya estoy deseando repetir! Un abrazo

  5. Pero sweettt, me voy a tener que imprimir tus presentaciones para ponerlas en la pared, queeee bonitasSSSSS, que buena pinta y mas a estas horas. Me repito cada semana que veo un post tuyo,pero es que cada día me gustan mas.

    Cualquier dia te mando el tupper 😉

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s