Apurando, apurando… ¡Con castañas cocinando!

Hace ya unas cuantas semanas que acabó la temporada de las castañas. Afortunadamente, pude congelar algunas que sobraron cuando preparé el puré para mi primer bundt cake y utilizarlas para esta nueva variante que también incorpora manzana. Sí, sí, como lo leéis: bundt cake con puré de castañas y manzana. Suena rico, ¿verdad? ¡Pues sabe todavía mejor!

Bundt cake con puré de manzanas y castañas

Después de mi búsqueda infructuosa de harina de castañas no me quedó más remedio que utilizar el fruto entero y cocinarlo en puré. El resultado fue taaaaaan rico que, finalmente, no eché de menos la harina (aunque tengo esa espinita clavada y el otoño que viene no se me escapará). Como os decía, tenía unas manzanas reinetas dando vueltas por la cocina desde que preparé los muffins con manzana y canela y pensé en cocinarlas junto a las castañas (ya, las de las fotos no son reinetas pero es que las utilicé todas para el puré… 😬). Las reinetas me gustan mucho asadas pero crudas me resultan un poco ácidas, además de que su textura no me convence. Así que fue pensarlo y ponerme manos a la obra. Manos al puré.

Bundt cake con puré de castañas y manzanas

En el momento de preparar el puré de castañas ya había realizado bastantes recetas dulces y no tenía previsto preparar nada más. Por varias razones: salud, contención del diámetro traseril e imposibilidad de consumirlo todo antes de que perdiese sus propiedades más apetitosas. Así que me arriesgué a congelarlo y… ¡menudo resultado! Apenas se nota más que en una ligera disociación de las texturas que se arregla facilísimamente: sólo hay que batir ligeramente el puré una vez descongelado y vuelve a adquirir su consistencia original. ¿Qué haríamos hoy en día sin congelador?

Bundt cake con puré de manzanas y castañas

Manzanas y castañas tienen unas magníficas propiedades para la salud. Ya os hablé por encima cuando publiqué la receta de los cupcakes de manzana con SMB también de manzana. Además de regalarnos una gran cantidad de vitaminas (A y C) y minerales (hierro, magnesio, calcio y potasio), aportan flavonoides y pectina, que mejoran el metabolismo de los lípidos. Todos estos elementos nos ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades coronarias, a reducir el colesterol y, en el caso de las personas con diabetes, mejorar el índice de glucosa en sangre.

Bundt cake con puré de castañas y manzanas

En cuanto a las castañas, es digno de destacar que aportan muy pocas calorías en contraste con la gran cantidad de hidratos de carbono, proteínas  y fibra. También contienen minerales (magnesio, potasio, hierro y fósforo) y vitamina B, protectores del sistema nervioso. Algunos detractores esgrimen contra las castañas que son difíciles de digerir, provocando digestiones pesadas. Sin embargo, todo depende de cómo las consumimos. Lo mejor para la salud y, concretamente para el riñón (son recomendables en dietas para personas que padecen de alguna enfermedad o problema en este órgano), es asarlas o cocerlas y masticarlas bien para mezclarlas con la saliva.

Bundt cake con puré de manzanas y castañas

Después de todas estas razones tan saludables, ¿quién se negaría a preparar este sanísimo, riquísimo, jugosísimo y apetitosísimo bundt cake? Yo, desde luego, soy incapaz de hacerlo. Y como imagino que a vosotros también se os hará la boca agua… ¡aquí tenéis la receta!Bundt cake con puré de manzanas y castañas

BUNDT CAKE CON PURÉ DE CASTAÑAS Y MANZANA

Receta basada en la de mi bundt cake con puré de castañas.

Ingredientes:

1 cs = 1 cucharada sopera          1 cc = 1 cucharilla de café

Para el puré de castañas y manzana:

  • 200 gr de castañas
  • 1 l de agua
  • 200 gr de manzana reineta
  • 1 pizca de sal
  • 75 gr de azúcar moreno
  • 400 ml de leche entera

Para el bundt cake:

  • 375 gr de harina todo uso
  • 1 cc de levadura
  • 1/2 cc bicarbonato
  • 1/2 cc de sal
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350 gr de azúcar
  • 2 cc de extracto de vainilla
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 220 ml de leche a temperatura ambiente
  • 20 ml de vinagre blanco
  • 300 gr de puré de castaña y manzana a temperatura ambiente
  • 1-2 cs de azúcar glas para decorar

Elaboración:

Comienza preparando el puré de castaña y manzana. Puesto que lleva un rato, es recomendable realizarlo la víspera. Lo más pesado es pelar las castañas, pero si sigues estos sencillos pasos te resultará mucho más fácil.

  1. Lava perfectamente las castañas, sécalas ligeramente con un paño y realiza un corte en la cáscara, de aproximadamente 1,5 cm, desde la parte más ancha hacia el pico.
  2. Coloca las castañas en una cacerola profunda y cúbrelas con agua. Cuécelas a fuego medio durante 15-20 minutos desde que el agua rompa a hervir.
  3. Retira la cacerola del fuego y deja templar las castañas durante unos minutos sin sacarlas del agua. Mientras estén todavía calientes será mucho más fácil pelarlas.
  4. Una a una, vete sacando las castañas del agua caliente y, desde el corte que habías realizado, retírales la piel. Verás cómo no te resulta complicado.

Una vez que todas las castañas estén peladas, trocéalas en mitades o cuartos y vuelve a colocarlas en una cacerola junto a la manzana troceada. Añádeles la leche, la sal y el azúcar moreno y déjalas cocer a fuego lento (no tengas prisa, a fuego realmente lento) hasta que se ablanden, entre 15 y 20 minutos. Retira la mezcla del fuego, deja que se temple y tritúrala para obtener el puré. Reserva hasta el momento de utilizar. Si lo conservas en el frigorífico, recuerda que debe estar a temperatura ambiente para poder añadirlo a la masa del bundt, así que sácalo al menos dos horas antes de emplearlo. El puré también puede congelarse en un recipiente cerrado herméticamente; para descongelarlo, basta con sacarlo el día anterior y dejarlo a temperatura ambiente.

El el momento de preparar la masa. En primer lugar, mezcla la leche con el vinagre y revuelve ligeramente para permitir que se corte y obtener buttermilk. Déjala reposar a temperatura ambiente al menos 15 minutos.

Precalienta el horno a 160ºC, con función de calor superior e inferior sin aire.

Tamiza todos los ingredientes secos salvo el azúcar y mézclalos bien con unas varillas manuales: harina, levadura, bicarbonato y sal. Por otro lado, bate la mantequilla con el azúcar durante aproximadamente 5 minutos, hasta que se convierta en una crema esponjosa y haya blanqueado. Añade los huevos a la mantequilla, uno a uno y ligeramente batidos, evitando agregarlos hasta que el anterior no se haya incorporado. Después, agrega el extracto de vainilla y el puré y bate de nuevo. Añade la mezcla de harina y el buttermilk de manera alterna, comenzando y terminando por los ingredientes secos (harina-buttermilk-harina-buttermil-harina) y batiendo ligeramente entre cada adición. Termina mezclando la masa durante un par de minutos para asegurarte de que todos los ingredientes se incorporan perfectamente, pero no la batas en exceso.

Engrasa generosamente el molde. No es necesario, sin embargo, que añadas harina: el bizcocho se desmolda con mucha facilidad y añadiendo harina corres el riego de sobrecargar la masa.

Vierte la masa en el molde, de una vez y por el mismo lado, dejando que ella sola encuentre “su sitio”. Cuando ya esté toda en el molde, puedes agitarlo ligeramente para ayudar a que se extienda uniformemente. Coloca un paño de cocina sobre la encimera y golpea suave pero firmemente el molde para que las burbujas de aire suban a la superfice y el bizcocho quede homogéneo tras el horneado.

Coloca el molde sobre la rejilla e introdúcela en el horno a altura media-baja, de forma que el molde quede en el centro. Cuece la masa durante 50-60 minutos. Para comprobar el punto de cocción, pínchalo con un palillo largo (si utilizas un mondadientes no podrás alcanzar el centro del pastel): si sale limpio, el bundt está listo.

Una vez hecho, saca el molde del horno y deja reposar el bizcocho durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, agita suavemente el molde para favorecer que el bizcocho se separe de las paredes: lo hará con facilidad, y lo notarás porque hará un ligero ruidito al chocar contra él. Coloca la rejilla sobre el molde y, sujetándolos firmemente, vuelca el bizcocho sobre la rejilla y deja que se enfríe por completo.

Cuando el bizcocho esté completamente frío, espolvorea un poco de azúcar glas sobre él e intenta no comértelo de una atacada: aunque incorpora manzanas y castañas, muy sanas en sí mismas, no supone excusa suficiente para justificar el atracón.

Bundt cake con puré de castañas y manzanas

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Consulta las directrices y consejos que encontrarás en la receta de Mi primer bundt cake para obtener más información acerca de la mejor manera de elaborar este bizcocho tan exquisito.
  • Puedes añadir trocitos de manzana o de castaña (¡o ambos!) a la masa. Serán una agradable sorpresa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

6 pensamientos en “Apurando, apurando… ¡Con castañas cocinando!

  1. Pingback: Bundt cake de naranja sanguina | sweetmariquilla

  2. Pingback: Muffins de castaña | sweetmariquilla

  3. Que apetitoso…y el aspecto sublime…enhorabuena sweet ….y las fotos , una vez más preciosas …. Gracias por compartir tu esfuerzo y trabajo …para quienes lo vemos …un placer

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s