Galletas con agua de azahar

Tenía una espinita clavada con estas galletas. No porque mis intentos anteriores supusieran un fracaso sino porque hace tiempo publiqué una entrada con este título en la que no incluí la receta. Fue una de mis primeras entradas, no tenía mucha experiencia con la blogosfera, las fotografías eran bastante justitas y unos cuantos etcéteras. Y, sin embargo, he comprobado en el historial de búsquedas que es una de las más consultadas. Así que imagino la decepción de aquellos internautas aficionados a la repostería al llegar a la página y no encontrar nada… Pero esto ya no ocurrirá más.

Galletas de agua de azahar

Ignoro la razón, pero tengo una debilidad especial por esta receta. Quizás porque las galletas de agua de azahar fueron unas de las primeras que hornée, si bien desde entonces he variado un poco la receta para hacerla todavía más especial. Resultan finas, ligeras y muy aromáticas y tienen la ventaja de que, pasados un par de días, mejoran su textura porque se secan ligeramente, volviéndose crujientes. Aunque, pensándolo bien, esto ya es una preferencia personal.

Gallegas con agua de azahar

El agua de azahar se obtiene mediante el destilado de la infusión de flores de naranjo amargo. Se trata de una flor blanca, pequeña y delicada. Las flores de otros árboles cítricos, como el limonero, también se conocen como azahar, una palabra que procede del árabe azzahár, que significa “flor blanca”. El agua de azahar es un líquido transparente que se emplea desde hace siglos por sus propiedades aromáticas y terapéuticas. En España es muy frecuente gracias a la gran calidad de los naranjos levantinos, murcianos y andaluces, que llegaron a la Península de la mano de los árabes durante los siglos de conquista. Pero no es España el único productor de naranjas (si bien se encuentran entre las más apreciadas).

Galletas con agua de azahar

El agua de azahar tiene numerosas propiedades, entre ellas algunas terapéuticas. Es muy apreciada su capacidad tranquilizante y sedante, que ayuda a calmar los nervios, los dolores de cabeza e incluso las molestias provocadas por la menstruación, y se emplea frecuentemente como remedio contra los desmayos (¿quién no ha oído hablar de la milagrosa agua del Carmen?). También es frecuente en la industria cosmética, que elabora perfumes, tónicos faciales, desmaquillantes y otros productos.

Galletas con agua de azahar

Pero el uso que más nos interesa a nosotros es… ¡el culinario! Y más concretamente, su empleo en repostería. El agua de azahar es el aroma por excelencia en la elaboración del roscón de Reyes, pero no es esta la única receta que la incorpora. ¡Bien! Y pienso utilizarla mucho, mucho porque me encanta. Galletas, bizcochos, cremas, cupcakes… Todo un mundo finísimo, delicadísimo y aromatiquísimo se abre ante nosotros y no quiero esperar más. ¡Aquí está la receta!

Galletas con agua de azahar

GALLETAS DE AGUA DE AZAHAR

Receta de Sweetmariquilla

Ingredientes para 6 docenas de pequeñas galletitas:

1 cc = 1 cucharadita de café     1 cs = 1 cucharada sopera

  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 500 gr de harina todo uso
  • 100 gr de harina de maíz
  • 120 gr de azúcar glas
  • 1/2 cc de sal
  • 1 cc de extracto de vainilla
  • 2 cs de agua de azahar
  • 1 huevo de tamaño M a temperatura ambiente
  • 3 cs de leche entera a temperatura ambiente

Elaboración:

En un bol, tamiza la harina de trigo, la harina de maíz y el azúcar glas y añádeles la sal. Mezcla todo muy bien con unas varillas manuales. Añade la mantequilla cortada en cubos y mezcla con las manos, apretando los ingredientes para que se vayan mezclando. Cuando hayan adquirido una textura similar a la arena, haz un pozo en el centro y añade el huevo ligeramente batido, el extracto de vainilla, el agua de azahar y la leche. Sigue mezclando, siempre con las manos y disfruta de la elaboración tradicional. Cuando los ingredientes se hayan integrado, forma una bola con la masa y trabájala durante un par de minutos sobre una superficie plana cubierta con papel encerado hasta que no queden rastros de harina en ella.

Vuelve a formar una bola con la masa y divídela en tres o cuatro porciones (cuanto más grandes, más difíciles de manejar), estirando cada una de ellas entre dos papeles encerados hasta conseguir unos 4 mm de espesor. Colócalas unas sobre otras y enfríalas al menos durante dos horas.

Pasado el tiempo de espera, saca una de las masas del frigorífico y corta las formas. Colócalas sobre un papel encerado y vuelve a enfriarlas. Repite la operación con las otras porciones de masa. Puedes reutilizar los recortes, juntándolos y amasándolos y volviendo a enfriar/recortar/amasar.

Precalienta el horno a 180ºC, con función de calor superior e inferior y sin aire. Hornea las galletas directamente del frigorífico durante 15-18 minutos, dependiendo del tamaño. Deben adquirir un ligero color dorado en los bordes pero no llegar a tostarse (aunque el punto de cocción es bastante personal y puede variar el tiempo de horneado en unos cuantos minutos). Cuando las galletas estén listas, sácalas del horno, déjalas reposar unos minutos sobre la bandeja y después colócalas en una rejilla para que se enfríen por completo.

Las galletas de azahar son exquisitas. Degústalas tal cual, sin aplicarles glaseados que estropeen o camuflen su aroma delicado. En un recipiente a salvo de la humedad y el calor, se conservan hasta dos semanas, si bien después de los diez primeros días empiezan a secarse (pero siguen siendo taaaaan ricas).

Galletas con agua de azahar

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • No emplees nunca varillas eléctricas para preparar masas de galletas. No cuesta ningún esfuerzo realizarlas a mano y el resultado es mucho más fino. Con las varillas suelen adquirir un exceso de aire que estropea el resultado final y que incluso puede afearlas durante el horneado, provocando la aparición de burbujas en su superficie.
  • Puedes emplear únicamente harina de trigo en la receta, pero la harina de maíz, de grano mucho más fino, proporciona un resultado final muy delicado. Si bien no es apta para todas las recetas, las galletas tipo shortbread suelen resultar excelentes.
  • Tamizar las harinas y el azúcar glas favorece un resultado uniforme y evita la aparición de grumos. Si no posees un tamiz específico, puedes utilizar un colador de líquidos tradicional.
  • No emplees huevos demasiado grandes: suelen serlo porque contienen una gran cantidad de agua que puede estropear tanto la consistencia como la intensidad del sabor. Y si, además, puedes adquirir huevos de gallinas criadas en libertad… ¡notarás la diferencia!
  • Si decides emplear azúcar granulado en lugar de azúcar glas, lo único que cambiará es la textura final. El grano no se integra con la misma facilidad que el polvo y además no se derrite del todo durante la cocción porque la mezcla no lleva líquidos. Es posible que se note en la superficie de las galletas tras el horneado y que la textura sea más granulada, pero eso será todo.
  • Y como siempre, cuanta mayor sea la calidad de los ingredientes, mejor será el resultado de tu esfuerzo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

9 pensamientos en “Galletas con agua de azahar

    • ¡Muchas gracias, Manu! Son galletas muy finas, perfectas para el té y el café y para calmar pequeñas gulas… Espero que, cuando por fin bajen las temperaturas y te animes a encender el horno, te gusten tanto como a mí. Espero verte de nuevo por el blog.
      ¡Un abrazo!

  1. Pingback: Para todas las mujeres | sweetmariquilla

  2. He de reconocer, que no sabía que hacer con el agua de azahar que me sobro del roscón de reyes, y me has dado una idea genial..muchas gracias ..en casa nos encanta este tipo de aroma…ah! sobresaliente el reportaje fotográfico ..es una delicia para los ojos

  3. Bueno el tema de las fotos, ya puedes dar por superadisima la prueba. A mi las presentaciones me parecen más dificiles que hacer los propios dulces, de hecho ya hemos comentado alguna vez las el buen gusto que tienes sacando las fotos y en las presentaciones.
    Las galletas tienen una pinta estupenda y los consejos me los apunto sobre todo el tema de los huevos, yo siempre huevo grande “ande o no ande” 😉 , a partir de ahora buscaré esas gallinas en libertad.

    Saludos!!!

    • ¡¡Muchísimas gracias!! Me alegro de que te gusten las imágenes que acompañan las recetas; ¡la verdad es que me esfuerzo mucho para que sean lo más bonitas posible! 😉
      Yo tampoco sabía nada acerca de los huevos hasta que tuve oportunidad de coincidir con una persona que criaba gallinas en casa y me lo explicó la mar de bien. Te animo a que pruebes la receta: son galletas finísimas y muy ricas, perfectas para una pequeña “tea party”.
      ¡Un abrazo!

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s