Coulant de chocolate con frambuesa

Hoy vengo a presentaros uno de los postres que más éxito tiene en mi casa… ¡y estoy segura que también en otras muchas!: el coulant de chocolate. Sí, así: en negrita. Me parecía excesivo afirmar que se trata de “EL POSTRE”, así que he optado por destacarlo de una manera menos categórica.

Es algo indescriptible lo buenísimo que está. Y tiene tantas posibilidades… De chocolate -negro, con leche, blanco, de nutella-, con frutos secos, relleno de mermelada de frutas, de crema, de más chocolate; dulces o salados, o dulces y salados; solos, con helado, con frutas. Las combinaciones son infinitas y, en consecuencia, ¡el placer también! Pero comencemos por el fundamental: el de chocolate.

Coulant de chocolate

El coulant es un postre de origen francés que, en francés, no se conoce como coulant sino como “fondant”. Se ha convertido en una receta indispensable para cualquier cocinillas que se precie, y no digamos de los restaurantes con pretensiones. Sin embargo, su origen no se remonta más allá de 1981, cuando fue preparado por primera vez por el reconocidísimo chef Michel Bras.

El mismo chef cuenta, en el blog de Jérôme Estèbe (Tribune de Genève), cómo se le ocurrió investigar sobre esta receta:

Habían salido a esquiar y tuvieron que regresar a casa debido al mal tiempo. La familia, congelada, se reunió alrededor del fuego con una taza de chocolate caliente. Al principio mudos por el frío, poco a poco comenzaron a entrar en calor, las lenguas se soltaron y el ambiente se fue caldeando. Michel Bras quedó fascinado por este momento e intentó plasmarlo en una receta culinaria.

Dos años de duro trabajo fueron necesarios para que el equipo del chef galo lograra su biscuit de chocolat coulant: un corazón de chocolate líquido, que se consigue congelando la masa, en el interior de una mezcla de galleta. Dos masas, dos texturas, dos temperaturas pero un éxito internacional.

Coulant de chocolate

Como en todos los casos de creaciones tan exitosas, la receta ha sido copiada, modificada, banalizada, criticada… Incluso fue objeto de un juicio para declarar su paternidad, que ganó su creador, Michel Bras. Sin embargo, su nombre ha sido olvidado e incluso ha sido siempre desconocido para una inmensa cantidad de “coulanteros”. Ingratos.

Supongo que fue durante toda esa vorágine de atribución de la receta original cuando se propusieron nombres diferentes para las variedades que se preparaban en otros restaurantes o se comercializaban listos para hornear. Ya sea “biscuit”, “fondant”, “moelleux” o “coeur coulant”… ¡gracias, Michel!

Coulant de chocolate

En cualquier caso, creo que podemos encontrar una diferencia de textura, y no sólo etimológica, entre el coulant y el fondant.

En francés, el verbo couler hace referencia al fluir de los líquidos. Pero también se emplea esta expresión para señalar que un barco hace agua. Es decir: se hunde. En la receta original, el corazón del pastel es líquido y, por tanto, fluye hacia el exterior en el momento que lo abrimos con la cuchara. Y también es probable que la parte superior se hunda.

El término fondant indica la textura de un sólido que se derrite, pero esto no implica que sea obligatoriamente líquido.

Yo he horneado los dos tipos (he de reconocer que sin saberlo, pues esta pequeña investigación la he llevado a cabo mucho después de preparar mi primer coulant) y, aunque ambos me parecen exquisiteces, prefiero aquel cuyo corazón es más líquido.

Coulant de chocolate

En internet puedes encontrar una infinidad de recetas de este postre. A continuación, encontrarás la mía. Con gran probabilidad, no es la mejor pero es la que más me gusta. Te animo a que pruebes todas hasta que des con la que más te convenzca. Y entonces… ¡no olvides contárnoslo!

COULANT DE CHOCOLATE con corazón de frambuesa

Ingredientes para 6 coulants:

     1 cs = 1 cucharada sopera

  • 2 huevos
  • 2 cs de harina de maíz
  • 1 pizca de sal
  • 50 gr de azúcar
  • 140 gr de chocolate negro
  • 70 gr de mantequilla
  • 3 cs de nata

Para el corazón de frambuesa (opcional):

  • 75 gr de mermelada de frambuesa
  • 75 gr de nata líquida

Elaboración:

Con antelación, prepara el relleno: mezcla la mermelada con la nata líquida, viértela en moldes para hielo o chocolate y congélala. El relleno debe estar muy frío para que no se cueza y se mantenga líquido, por lo que es recomendable mantenerlo al menos durante 24 horas en el congelador.

Trocea el chocolate y corta la mantequilla en cubitos. Echa todo en un recipiente resistente al calor, vierte por encima la nata y derrite los ingredientes al baño maría. Deja enfriar la mezcla.

Bate los huevos con el azúcar y añade la harina y la sal. Mezcla bien antes de incorporar el chocolate. Asegúrate de que todos los ingredientes se han integrado bien. Vierte un poco de masa en los moldes (puedes utilizar flaneras, moldes de papel para muffins o madalenas, recipientes de cristal o cerámica resistentes al calor…), coloca en el centro uno de los cubitos de mermelada congelada, cúbrelo de más masa y enfría durante, al menos, una hora.

Precalienta el horno a 200º C y hornea los coulants durante 8 minutos*.

Coulant de chocolate y frambuesa

Los coulants se sirven calientes y puedes acompañarlos con nata o helado, coulis de frutas, ganache de chocolate o de lo que te apetezca en cada momento. En esta ocasión, para combinar con el relleno, yo los serví con helado de queso y frambuesa. ¡Y todos nos quedamos con ganas de más!

* El punto exacto de cocción de los coulants es bastante personal, ya que solamente unos segundos de diferencia bastan para cambiar la textura de la capa exterior (más o menos crujiente) y el grado de cocción del corazón (más o menos líquido). Te recomiendo que pruebes con diferentes temperaturas y tiempos hasta que encuentres el punto en el que queda completamente a tu gusto.

Coulant de chocolate y frambuesa

Los consejos de Sweetmariquilla:

  • Si no eres demasiado fan del chocolate negro o su sabor te resulta demasiado intenso, puedes emplear chocolate con leche.
  • A quienes no estén acostumbrados a realizar postres caseros podrá parecerles extraña la adición de sal en un postre dulce. No os dejéis llevar por las dudas: la sal es al chocolate lo que el champán a las fresas, y potencia su sabor en un grado tal que, una vez que lo hayas probado, ya no podrás pasar sin esta combinación. La marca suiza Lindt comercializa una especialidad de chocolate negro con sal marina. ¡Tienes que probarla!
  • Puedes variar el sabor del corazón de frambuesa eligiendo otra mermelada. La verdad es que con el chocolate combinan prácticamente todas las frutas, así que no tengas reparo en experimentar. ¡Y cuéntanoslo!
  • A mí me gusta el chocolate negro ligeramente amargo, por eso esta receta lleva poca azúcar. No dudes en añadirle un poco más si quieres enmascarar el amargor del chocolate sin renunciar a su intensidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

8 pensamientos en “Coulant de chocolate con frambuesa

  1. Mmmmmm….
    Fíjate si te quedas con ganas de más que ahorita mismo me desayunaba uno….
    Para las amantes del chocolate como yo es todo un placer (adulto).

    • ¡La verdad es que está de muerte! Estoy contigo en que es un éxito, cada vez que lo preparo nos quedamos con ganas de más. ¡Y no sobra ninguno porque a todo el mundo le gusta! Animaos a probarlo y luego me lo contáis…

Realiza un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s